Cómo trasplantar una planta de Marihuana

Quienes tenemos experiencia en el mundo del Cannabis sabemos que el punto débil de cualquier planta de Marihuana es su sistema radicular, dado que tiende a ser flojo y poco vigoroso.

Sin embargo es precisamente el sistema radicular el que marcará la diferencia entre una planta grande, fuerte y productiva frente a una planta pequeña y poco productiva. Por eso desde HierbayHumo vamos a enseñarte cómo trasplantar para mejorar las raíces de tus plantas de Marihuana.

Beneficios de trasplantar plantas de Cannabis

Trasplantar consiste en cambiar nuestra planta de Marihuana de una maceta a otra más grande, con el fin de conseguir que desarrolle más y mejor su sistema radicular.

Cuando acabamos de germinar una semilla de Cannabis lo ideal es hacerlo en una maceta pequeña, de no más de un litro de capacidad. Hay quien incluso la germina en un recipiente vacío y limpio de yogur y ahí la deja hasta que tiene al menos dos semanas de vida.

Cuando la planta coloniza su pequeña maceta las raíces se agrupan y ocupan prácticamente toda la parte externa del sustrato, la cuál linda con la maceta. Al trasplantar a una maceta mayor conseguimos que el sistema radicular se expanda con más fuerza y vigor.

racies planta marihuana

No es lo mismo plantar una semilla en una maceta de 12 litros, que plantarla en una maceta de 1 litro, luego en una de tres litros, pasar a una de siete litros y por último llegar a la de doce litros.

Haciéndolo de forma progresiva estimularemos muchísimo más el sistema radicular de nuestra planta, lo que será muy beneficioso para su crecimiento y producción. Los beneficios más notorios son:

  • Sistema radicular mucho más desarrollado
  • Plantas más grandes
  • Plantas más fuertes y resistentes a plagas
  • Gran incremento en la producción de cogollos

¿Cuando se deben hacer los trasplantes?

Suponiendo que lo hacemos correctamente y germinamos nuestra semilla de Marihuana en una maceta pequeña, de poca capacidad, simplemente deberemos esperar unas dos o tres semanas hasta que la semilla colonice por completo la maceta.

La mejor forma de saber cuando la planta ha colonizado la maceta es mirar sus raíces por los agujeros de drenaje de la maceta, incluso es posible que las raíces hayan salido por dichos agujeros al no tener más espacio dentro de la maceta, donde seguir desarrollándonse.

Cuando la planta haya creado tantas raíces cómo para llenar la maceta, es cuando debemos trasplantar a una maceta de mayor capacidad. Si te estás preguntando cuantos trasplantes se deben hacer, lo ideal es entre dos y tres.

A modo de ejemplo vamos a exponer un caso de trasplante bien realizado (correspondiente a las fotos que podemos ver más abajo):

  • Semilla germinada: 3 Semanas en maceta pequeña de 1 litro
  • 1º Trasplante: A las tres semanas de vida pasamos de maceta de un litro a maceta de tres litros.
  • 2º Trasplante: A las cinco semanas de vida pasamos de una maceta de tres litros a una maceta de siete litros.
  • 3º Trasplante: A las ocho / nueve semanas de vida pasamos de una maceta de siete litros a una maceta definitiva de doce litros.

Si en nuestro caso queremos hacer solamente dos trasplantes, podemos pasar de la maceta de un litro a una de cinco litros y después a la definitiva.

Es muy importante hacer todos los trasplantes antes de comenzar el ciclo de floración, a niveles generales el último trasplante se suele hacer unos días antes del cambio de foto-periodo (de crecimiento a floración).

¿Todas las plantas necesitan ser trasplantadas?

En realidad no, solamente las plantas “normales” que siguen un ciclo lumínico para crecer y florecer necesitan ser trasplantadas. Pero si estamos cultivando semillas Auto-florecientes de Marihuana, entonces lo mejor es germinarlas directamente en la maceta definitiva.

Así que todas las semillas deben ser trasplantadas, excepto las que son Auto-florecientes.

La mejor técnica para trasplantar Marihuana

Con el tiempo te darás cuenta de que cada maestrillo tiene su librillo, que significa que cada uno hace las cosas a su manera, cómo mejor le viene y mejores resultados obtiene.

La técnica para trasplantar plantas de Marihuana que aquí exponemos, es la más sencilla debido a su facilidad, y curiosamente es también la que mejores resultados ofrece pues apenas estresa las plantas.

Lo primero que debemos hacer es llenar la maceta nueva con el sustrato que vayamos a utilizar, en este caso podemos ver que se está usando fibra de coco.

Trasplante Marihuana01

Una vez que se ha llenado la maceta, lo que haremos es presionar con la maceta vieja y más pequeña sobre el sustrato, para que se cree la forma de la misma.

Trasplante Marihuana02

Acto seguido, podemos sacar la planta de su pequeña maceta con mucho cuidado e introducirla en su nueva maceta. Ligeramente presionaremos para que encaje bien y la cubriremos con un poco de sustrato.

Trasplante Marihuana03

Una vez haya quedado bien trasplantada, debemos regar las plantas de Marihuana de las nuevas macetas pero sin excedernos, simplemente deben quedar bien regadas pero sin que se encharquen.

Trasplante Marihuana04

Repetiremos esta operación con todas nuestras plantas o esquejes y listo, ya hemos trasplantado nuestra planta de Marihuana a una maceta nueva de mayor capacidad para que siga desarrollando sus raíces y colonice la nueva maceta ¿No era tan difícil verdad?.

Realizando trasplantes a nuestras plantas de Cannabis, conseguiremos que tengan una mayor cantidad de raíces con la que absorber nutrientes, lo que hará que sean más fuertes, vigorosas, resistentes y productivas.