Cómo regar plantas de Marihuana

Los cultivadores experimentados disponemos de la experiencia que es el mejor maestro a la hora de indicarnos cómo regar plantas de Marihuana, pero los menos experimentados suelen cometer el error de regar en exceso o de matar de sed a las plantas.

No te preocupes si es tu situación, es algo normal que nos ha pasado a todos. Simplemente debes aprender a hacerlo bien siguiendo estos sencillos consejos y adquirir la experiencia que necesitas.

Lo más importante no es cómo, sino cuando

Uno de los errores más comunes en cultivadores nobeles de Cannabis es no saber cuando se deben regar las plantas, muchas veces las prisas o los nervios nos llevan a hacerlo cuando no corresponde haciendo que nos excedamos.

El exceso de agua ahogará literalmente las raíces de la planta, que por extraño que parezca también necesitan oxígeno, estar aireadas. Las plantas de Marihuana con exceso de riego mostrarán sus hojas amarillas, cómo aviso de que algo estamos haciendo mal.

Suponiendo que estemois usando tierra cómo sustrato para el cultivo, bastará con levantar la maceta a pulso y ver su peso. Si levantamos la maceta antes de regar y después, sabremos cómo es su peso.

Un peso ligero puede indicar que es hora de regar la maceta, sin embargo el peso es algo que se adquiere más con la experiencia. Los más nobeles pueden meter el dedo por completo dentro del sustrato, si al sacarlo está limpio es necesario regar.

regar plantas de marihuana

Si al sacar el dedo este contiene restos de tierra pegada o sale húmedo, no hace falta regar aun. La técnica del dedo por extraña que parezca es muy funcional.

Si por contra estamos cultivando Marihuana en fibra de coco, no es necesario hacer nada ya que el coco nos dirá cuando hace falta regar. La fibra de coco húmeda tiene un color marrón intenso, pero cuando se seca, adquiere un color marrón muy claro, si está clara, es hora de regar.

En cultivos de interior es recomendable regar un poco antes de que se apague la luz, excepto si tenemos problemas de humedad o estamos en plena floración, entonces es más recomendable hacerlo cuando se enciende la luz.

medir el agua de riego

Cómo regar una planta de Marihuana

La mayor parte de cultivadores utilizan una regadera para regar sus plantas de Cannabis, debido a que las regaderas dejan pasar el agua en pequeños chorros de forma lenta, tal y cómo se debe hacer.

De esta forma no inundaremos la planta ni crearemos agujeros en el sustrato por aplicar demasiada agua de golpe, así que lo primero que debes hacer es comprar una regadera decente.

Debemos añadir la suficiente cantidad de agua cómo para que el sustrato quede húmedo pero no encharcado, si nos pasamos regando se formará una especie de barro muy poco beneficioso para las raíces de la planta.

La tierra siempre debe quedar esponjosa, húmeda pero esponjosa. No es necesario regar hasta que veamos salir el agua por los agujeros de drenaje, aunque si el sustrato está excesivamente seco es algo que ocurrirá.

A modo de ejemplo orientativo, estas son las cantidades de agua recomendadas para regar las diferentes macetas en función de su capacidad:

  • Macetas de 1 litro: Regar con un cuarto de litro (250 ml)
  • Macetas de 3 litros: Regar con medio litro de agua (500 ml)
  • Macetas de 7 litros: Regar con un litro de agua (1.000 ml)
  • Macetas de 12 litros: Regar con litro y medio de agua (1.500 ml)
  • Macetas de 20 litros: Regar con tres litros de agua (3.000 ml)

Dependiendo del tipo de sustrato que usemos para plantar Marihuana estas medidas pueden variar, estos ejemplos son para el cultivo en tierra.

El agua de riego

una de las cosas más importantes al regar plantas de Marihuana es tener preparada el agua de riego de forma correcta. No basta con usar agua del grifo y fin… debemos seguir unos sencillos pasos previos.

El agua de riego siempre debe estar reposada, sobre todo si usamos agua del grifo. Es necesario dejarla reposar al menos un día y sin tapón, para que el cloro pueda evaporarse por completo.

Tanto si usamos algún tipo de abono cómo si no, es muy recomendable medir el PH del agua para comprobar que la acidez sea la correcta, las plantas necesitan un PH específico para absorber bien los nutrientes del sustrato.

La temperatura del agua debe ser templada, nunca riegues las plantas de Cannabis con agua fría porque las estresarás. La temperatura optima es la que ronda los quince o veinte grados.

Si utilizas agua de ósmosis o embotellada, recuerda que debes añadirle un poco de calcio, aunque no utilices más abonos.