Hojas amarillas en plantas de Marihuana: Soluciones

Las plantas de Marihuana se comunican con nosotros a su manera, mostrándonos sus problemas o carencias mediante la aparición de efectos visibles cómo las hojas amarillas o la decoloración en la hojas.

Cuando las hojuelas se muestran amarillentas debemos comenzar a preocuparnos, porque significa que algo puede estar yendo muy mal en el metabolismo de la planta. Veamos cuales son las principales causas y cómo solucionarlo.

Hojas amarillentas por exceso de riego

Son muchos los cultivadores que piensan que las plantas de Cannabis necesitan mucha agua para poder crecer sanas y fuertes, sin embargo desconocen que un exceso de riego origina que las raíces se ahoguen literalmente, por la falta de oxigeno.

Así es, las raíces también necesitan aire para mantenerse sanas, si las inundamos simplemente se ahogan, haciendo que la planta muestre hojas amarillas, principalmente las hojas nuevas, las de la punta superior.

hojas amarillas por exceso de riego

Para solucionar un exceso de riego simplemente debemos dejar que el sustrato se seque de forma natural, podemos poner un ventilador en el cultivo para ayudar a que el agua se evapore de forma más rápida.

Es mejor regar más a menudo con poca cantidad que regar mucho y ahogar las plantas, por lo que bastará con realizar riegos adecuados para solucionar este problema.

La falta de nitrógeno provoca que las hojas se tornen amarillas

Una planta de Marihuana que presenta hojas amarillas puede tener una carencia de nitrógeno por tres motivos, el primero es que no haya nitrógeno en el sustrato, lo cuál podemos solucionar usando un abono para crecimiento en el próximo riego.

El segundo motivo es que no estemos regulando el PH del agua de riego, lo cuál originará que nuestra planta no pueda absorber correctamente determinados nutrientes.

carencia de nitrogeno en planta de marihuana

El tercer motivo es que haya una saturación de sales o nutrientes que impidan a las raíces de la planta absorber correctamente el nitrógeno, esto se da principalmente cuando abusamos de los abonos y se soluciona mediante un lavado de raíces.

La carencia de Potasio y la floración avanzada

Aquí nos metemos en materia algo más compleja ya que las plantas de Marihuana en floración utilizan mucho Potasio para el desarrollo y engorde los cogollos, algo completamente normal.

Podemos añadir un poco de abono de floración durante las cuatro o cinco primeras semanas de floración en variedades Índicas y desde la tercera a la sexta en variedades Sativas, para aportar ese extra de nutrientes cómo el fósforo y el potasio que demandan.

planta floreciendo

Sin embargo, durante las últimas semanas de floración y sobre todo una vez hayamos realizado el correspondiente lavado de raíces, es completamente normal que las plantas de Marihuana amarilleen sus hojas e incluso las sequen y las tiren, es parte de la floración.

No todas las plantas las genéticas lo hacen, pero si la mayoría. Se debe al consumo de Potasio almacenado en las propias hojas y es algo completamente natural. Incluso diríamos que recomendable.

La falta de luz o quemaduras solares

Estos dos factores también tienen relación directa con la aparición de hojas amarillas en nuestro cultivo de Marihuana. La carencia de luz origina que las plantas no puedan realizar correctamente la fotosíntesis, por lo que no acumularan nitrógeno en las hojas.

Esto ocasionará que las hojas se vuelvan de un color verde pálido y finalmente amarillo, antes de secarse. Las quemaduras por exceso de luz también pueden provocar que las hojas adquieran un color amarillento, aunque en puntos concentrados.

Las quemaduras por luz se dan normalmente cuando pulverizamos las plantas con agua y después les da el sol, las gotas de gua provocan un efecto lupa que puede quemar algunos puntos de las hojas.