¿Cuando cortar las plantas de Marihuana?

Una de las partes más importantes de un cultivo es saber cuando cortar las plantas de Marihuana, ya que si las cosechamos precipitadamente o demasiado tarde perderemos calidad y producción.

Cata variedad tiene su propio tiempo de floración, por lo que no se puede indicar una fecha fija para cualquier planta. Dependiendo de su genética, será necesario esperar más o menos para poder recoger los esperados cogollos.

Desde HierbayHumo.com vamos a explicarte cuales son las técnicas más utilizadas para saber cuál es el punto óptimo de cosecha en tus plantas de Cannabis.

[toc]

Cortar dependiendo de la Oxidación de los pistilos

Los pistilos son esos pelitos blancos que salen por todos los cogollos, los cuales se van oxidando y oscureciendo conforme maduran los cogollos. Pero también van saliendo nuevos pistilos constantemente, por lo que debemos basarnos en los más antiguos.

Cuando los pistilos han adquirido un color marrón oscuro, similar al óxido, es cuando supuestamente la planta ya ha madurado sus cogollos y podemos segar las plantas de Marihuana.

Sin embargo esta técnica no es completamente fiable, pues hay muchos factores que pueden oxidar los pistilos antes de tiempo, cómo un exceso de calor, un exceso de abonos, toquetearlos con las manos, una plaga, etc….

Por lo que no debemos precipitarnos, al plantar Marihuana debemos ser conscientes de que la paciencia es nuestra mejor aliada, así que esperar el momento óptimo para cosechar es fundamental.

pistilos maduros

Maduración de los tricomas de los cogollos

Esta es sin lugar a duda la mejor técnica para saber cuando debemos cosechar nuestras plantas de hierba, ya que es infalible, los tricomas no mienten. Los tricomas son esos pequeños puntos semis-transparentes que cubren los cogollos y las hojas cercanas a los cogollos, su conjunto se conoce cómo resina.

Al comienzo de la floración los tricomas más jóvenes siempre tienen un color transparente, el cuál nos indica que la planta está aun en desarrollo. Con el paso del tiempo dichos tricomas van madurando y adquieren un color blanquecino, lechoso.

Cuando los tricomas maduran, el color de sus cabezas se vuelve marrón suave, algo similar al color de la miel y cuando maduran en exceso, se vuelven negros, color petroleo.

tricomas

El mejor momento para cortar las plantas de Marihuana es cuando alrededor de un diez o quince por cierto de los tricomas están maduros (color miel) y el resto lechosos (blanquecinos).[su_list icon=”icon: hand-o-right” icon_color=”#4b9f10″]

  • Tricomas transparentes: Aun están en desarrollo, no cortar.
  • Tricomas lechosos: La planta está en un buen punto de maduración, esperar un poco para cortar.
  • Tricomas ámbar: Cuando veamos alrededor de un diez por ciento de tricomas ambarinos, debemos cosechar nuestras plantas.
  • Tricomas negros: Se han pasado, están mal y en peligro de echar a perder los cogollos.[/su_list]

Los cogollos van creando tricomas nuevos constantemente, debemos centrarnos en los tricomas de los laterales del cogollo, los más antiguos. Podemos verlos con la ayuda de un microscopio o una lupa.

Tiempo de floración recomendado por el banco de semillas

Otra forma de saber cuando podemos recolectar nuestros cogollos es basándonos en el tiempo de floración que recomienda el banco de semillas. Ellos ya conocen sus genéticas y sabrán indicarnos el número de semanas que necesita dicha variedad.

Normalmente ponen indicaciones tipo “10 semanas de floración” en interior, si es el caso, simplemente debemos esperar diez semanas desde que ponemos nuestra planta a florecer (desde que cambiamos el ciclo lumínico) para poder cortarlas.

Cuando se trata de exteriores, suelen indicar algo similar a “cosechar a finales de Septiembre”, en este caso simplemente debemos esperar y cosechar cuando recomiendan, aunque los exteriores son un poco puñeteros y no siempre aciertan… por lo que es mejor ceñirse a los tricomas.

cortar plantas de marihuana

Mitos y leyendas sobre los efectos dependiendo de la cosecha

Seguramente ya habrás escuchado eso de que si cortar una planta antes de tiempo tendrá un efecto psicoactivo y si la cortas pasada de tiempo tendrá un efecto relajante. Pues bien, no te creas la mitad porque no es verdad.

El efecto de cada planta lo marca su propia genética, existen varios tipos de Marihuana clasificados cómo “Sativas” e “Índicas”. Las variedades Sativas tienen un efecto más potente a nivel mental, es social, activo, creativo…. Las variedades Índicas tienen un efecto más relajante, sobre todo a nivel corporal.

Si cortamos una variedad Índica antes de tiempo, no va a tener un efecto psicoactivo más potente, porque sencillamente ese no es el tipo de efecto que ofrece esa variedad. Así que no te dejes enredador por falsos rumores.

Sin embargo si que es cierto, que podemos obtener un efecto más potente si cortamos nuestra planta de Cannabis en su momento óptimo, ya que los tricomas estarán repletos de terpenos y cannabinoides.

Consejos

Son muchos los cultivadores que en cuento ven un cogollo formado ya piensan en cortarlos para fumárselo…. hay que ser pacientes. Cuando la planta forma el cogollo, este aun no está maduro por lo que no te ofrecerá todo el sabor y efecto que debe.

Además la planta aun debe realizar el proceso de engorde los cogollos, donde estos doblan o triplican su masa y su cantidad de resina (tricomas), por lo que si esperas al momento adecuado, no solo cosecharás más cantidad de cogollos sino que además tendrán mucho mejor efecto.

Cómo plantar Marihuana en Interior – Guía para principiantes

En esta sencilla pero completa guía te explicaremos cómo plantar Marihuana en interior, bien sea en un armario de cultivo o en una habitación. Al no conocer tu grado de experiencia, haremos una explicación completa, paso a paso.

Enciende uno y disfruta del buen humo mientras revisas todos los consejos que te vamos a dar para criar Cannabis dentro de casa. Pero ojo, si estás buscando un tutorial malo para leer en dos minutos mejor apaga y vámonos… aquí necesitarás al menos diez minutos para comprender todo lo que te queremos exponer.

[toc]

Cómo elegir una buena genética de Marihuana

El error más común a la hora de plantar Marihuana en interior es no saber elegir la genética más adecuada. Normalmente nos dejamos llevar por la publicidad o por las genéticas más famosas, algo que puede costarnos un gran dolor de cabeza.

Cultivar en un armario de cultivo (llamado Indoor) o en una habitación nos limita y mucho, porque no disponemos de toda la altura que queremos y porque vamos a tener que usar focos de cultivo para el crecimiento y la floración.

Estos focos consumen mucha electricidad a niveles generales, por lo que cuanto mayor sea el periodo de floración de la genética que compremos, más luz gastaremos y mayor será la factura.

Así que pensemos con cabeza, si plantamos en Interior lo mejor es elegir una variedad que no tarde más de ocho o nueve semanas en florecer y que no crezca demasiado. Por lo que las mejores opciones son las variedades Índicas y los Híbridos. [su_list icon=”icon: hand-o-right” icon_color=”#4b9f10″]

Procura elegir todas tus semillas dentro de la misma linea, más o menos. No compres 4 sativas, 8 índicas y 2 híbridos porque tendrás una selva incontrolable. Debemos procurar que todas tengan el mismo patrón de crecimiento.

armario d cultivo

Preparando el armario de cultivo para plantar Cannabis

El armario ideal para un cultivo de interior es el que al menos tiene unas medidas de 1,2 metros de ancho por 1,2 metros de fondo por 1,8 metros de alto. Existen muchos tipos de armario de cultivo de diferentes medidas, por lo que podemos elegir el que más nos guste.

Recuerda que cuantas mas plantas quieras poner, mayor deberá ser el armario de tamaño. A modo de ejemplo y suponiendo que haremos un cultivo sencillo estándar, puedes orientarte con esto:[su_list icon=”icon: check-circle” icon_color=”#4b9f10″]

  • Armario de 60 x 60 (ancho-fondo): 4 plantas de Marihuana de tamaño medio
  • Armario de 100 x 100: 9 plantas de Marihuana
  • Armario de 120 x 120: Entre 9 y 16 plantas de Cannabis
  • Armario de 200 x 200: Muchas plantas con las que disfrutar[/su_list]

Si optas por no tener armario y cultivar directamente en una habitación, ten en cuenta que cuando las plantas estén durmiendo (con la luz apagada) no podrás acceder a esa habitación en ningún momento.

Nuestro consejo es que compres un armario, no son caros y son tremendamente prácticos. Si la economía está floja, compra uno de segunda mano y límpialo bien con agua y lejía.

lampara led

El sistema de iluminación en el indoor

Esta parte es muy personal ya que existen muchas formas prácticas de iluminar un armario de cultivo, desde las conocidas lámparas de vapor de Sodio y Halogenuros Metálicos a los novedosos LED que consumen muy poco y apenas aportan calor. [su_list icon=”icon: hand-o-right” icon_color=”#4b9f10″]

Nuestro consejo es que te hagas con unos buenos paneles LED, pero si no puedes, tires por lo clásico usando una lámpara de Halogenuros Metálicos para el crecimiento y una de Vapor de Sodio para la floración (olvídate de las engañosas lámparas mixtas).

Estas son las potencias recomendadas para los diferentes espacios de cultivo:

Iluminación con Halogenuros Metálicos o Vapor de Sodio

[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Armario de 60 x 60: 250w
  • Armario de 100 x 100: 400w
  • Armario de 120 x 120: 600w
  • Armario de 200 x 200: 2x600w // 1.000w[/su_list]

Iluminación con paneles LED de alta calidad

[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Armario de 60 x 60: Entre 50w y 100w
  • Armario de 100 x 100: Entre 200w y 300w
  • Armario de 120 x 120: Entre 300w y 400w
  • Armario de 200 x 200: Entre 500w y 700w[/su_list]

La gran ventaja de la iluminación LED no es solamente que consume mucho menos, sino que además de consumir menos aporta más fotones a las plantas de Marihuana. Además apenas emite calor, lo que nos da un gran ventaja.

sistema de aire para cultivo

La importancia de la extracción de aire

Un error bastante común entre cultivadores de interior con poca experiencia es no poner un sistema de intracción y extracción de aire adecuado. A menudo o bien no ponen nada o ponen extractores tubulares que no tienen fuerza para mover el aire cómo se debe.

Pongamonos serios, puedes plantar Marihuana en interior usando un armario mini de 60×60 y sin usar ventilación, siempre y cuando esté siempre abierto. Pero si vas a usar algo más grande, para un mayor número de plantas de Cannabis, debes invertir en ventilación si o si.

Los famosos extractores RVK son muy potentes y silenciosos, además siempre podemos añadirles una caja anti-ruidos (insonorizadora) para reducir más aun el poco ruido que hacen.

Mover el aire en nuestro armario de cultivo con un flujo constante es muy importante por varios motivos:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Sacar el aire caliente y viciado sustituyéndolo por aire fresco y limpio
  • Controlar la temperatura del interior del armario
  • Controlar la humedad del interior del armario
  • Controlar y eliminar los olores con un filtro de carbón[/su_list]

Tanto si usas armario cómo si usas la habitación entera, poner una entrada y una salida de aire es fundamental. La entrada de aire debe provenir del exterior, para que el aire que entre sea fresco y limpio.

La salida de aire debemos orientarla también al exterior, apartada de la entrada para evitar coger el mismo aire que sacamos. Antes de sacar el aire, debemos acoplar un filtro de carbón activo, para que los olores no salgan de casa (no queremos mosquear a los vecinos).

Hay quien apaña un trozo de madera con agujeros que sujeta con la persiana y quien directamente usa el cajón de la persiana cómo medio para meter y sacar aire, deja volar tu imaginación.

Además de todo esto, es muy recomendable tener un ventilador de pinza (o varios, dependiendo del tamaño de tu armario de cultivo) que remueva el aire en el interior. Esto evitará que se formen bolsas de aire caliente y favorecerá la re-circulación de aire.

macetas de marihuana

¿Cuantas macetas poner en mi cultivo de Marihuana?

No la pifies pensando que cuantas más macetas pongas mejor te va a ir, déjate orientar por los consejos antes expuestos y pon un número de macetas aceptable en tu armario de cultivo.

Si usas un armario pequeño de 60×60 puedes poner 4 macetas de 7 litros de capacidad, si usar un armario de 1 metros por 12 metro puedes poner incluso 9 macetas de 7 u 12 litros de capacidad.

Para armarios de interior no merece la pena poner algo de más de doce litros de capacidad, porque es más que suficiente para nuestras plantas. Si te pasas con el número de macetas lo único que conseguirás es crear una selva donde nada crezca bien.

Humedad y temperatura, factores clave

Puedes pasarte estos parámetros por el forro pero no conseguirás obtener todo el rendimiento en tus plantas, ni de lejos. El nivel de humedad debe ser optimo en tu armario de cultivo de Marihuana para que las plantas crezcan a buen ritmo.

Durante el ciclo de crecimiento la humedad debe estar sobre el sesenta o setenta por ciento, si no es así, podemos poner un humidicador ultrasónico que emite vapor de agua a temperatura ambiente.

Para la etapa de floración debemos asegurarnos de la humedad está más baja, evitando así que se creen hongos en los cogollos. un buen nivel de humedad para el ciclo de floración es sobre el cincuenta por ciento.

Con la temperatura sucede lo mismo, si hace demasiado calor las plantas lucharán por no deshidratarse en vez de dedicar su energía a crecer y desarrollarse. Si hace demasiado frío entraran en modo de hibernación, deteniendo el crecimiento.

Una temperatura óptima para un cultivo interior de Cannabis es la que se sitúa entre veinte y veinticinco grados. Esta es la temperatura ideal.

La iluminación que usemos será el mayor problema que tengamos en cuanto a control de temperatura, ya que las lámparas de Vapor de Sodio y de Halogenuros Metálicos dan mucho, pero que mucho calor. Por contra, los LED no dan nada de calor.

semilla germinada

Plantar Marihuana paso a paso, la germinación de las semillas

Llego el momento que tanto hemos esperado, la hora de comenzar nuestro cultivo y comenzar a plantar Marihuana. Para ello lo primero que debemos hacer es germinar nuestras semillas de forma correcta.

Existen muchas técnicas para germinar semillas, pero la más efectiva es sin lugar a dudas la técnica de la servilleta. Puedes aprender todo desde: [su_list icon=”icon: hand-o-right” icon_color=”#4b9f10″]

La forma más sencilla de germinar semillas es ponerlas directamente en la tierra, enterradas a un centímetro de profundidad, regar y esperar a que asomen las plántulas. Sin embargo la técnica de la servilleta es mucho más precisa, te la recomendamos.

marihuana crecimiento

La etapa de crecimiento en el cultivo de Marihuana

La etapa de crecimiento es la fase en la que nuestra planta de Marihuana se dedicara en exclusiva a crecer y desarrollarse, desde que es una semilla hasta que tenga cómo mínimo cuatro o cinco semanas de vida.

Cuando hayamos germinado nuestras semillas las pondremos en macetas de pequeño tamaño, de tres litros de capacidad a modo de ejemplo. Una vez en las macetas, pondremos estas bajo el foco de luz.

Debemos tener cuidado de que el foco de luz no esté demasiado pegado a las plantas y las queme, para ello mediremos la temperatura en la punta de las plantas de Marihuana, donde no debe sobrepasar los veinticinco grados.

Si la temperatura es mayor, debemos separar más el foco y ayudarnos con un sistema de ventilación (extractor, intractor y un ventilador que mueva el aire en el interior). Si la temperatura es menor, podemos acercar el foco un poco mas.

A modo de ejemplo si usamos una lámpara de Halogenuros Metálicos, el foco quedará más o menos a unos treinta centímetros de las plantas. Si usamos LED a un palmo, y si usamos una bombilla de bajo consumo para los primeros días, a unos quince centímetros.

Debemos dejar las plantas tranquilas durante el ciclo de crecimiento, nada de toquetearlas a cada momento… El horario recomendable que deben tener es de dieciocho horas de luz continuada y seis horas de oscuridad absoluta continuada. De esta forma cubrimos las veinticuatro horas del día.

Lo más cómodo es poner un programador digital en el enchufe del foco para se encienda y se apague de forma automática. Así no tendremos que estar controlando en casa momento, algo que se puede hacer muy pesado.

Dejaremos las plantas crecer hasta que tengan al menos cuatro o cinco semanas de vida, donde deberían tener alrededor de treinta o cuarenta centímetros de altura y muchas hojas y ramas.

Cuando las plantas hayan colonizado con las raíces toda la maceta de tres litros, la trasplantaremos a una maceta más grande, la definitiva, que por ejemplo puede ser de siete o doce litros.

Esto se hace para que las raíces se expandan más y mejor, ya que uno de los puntos débiles de las plantas de Marihuana es su sistema radicular.

Con cinco semanas de vida, las plantas de Marihuana ya son sexualmente maduras por lo que podremos ponerlas en floración cuando queramos. Controlar la altura de las plantas antes de florecerlas es muy importante, porque cuando estén en floración como mínimo doblaran su tamaño.

Si tenemos un armario de dos metros de alto, podemos dar crecimiento a las plantas hasta que tengan unos cincuenta centímetros de altura, así cuando florezcan y doblen su tamaño, medirán un metro.

Si a ese metro de altura le sumamos los treinta centímetros de la maceta ya tenemos un metro treinta, que nos deja setenta centímetros para colocar el foco, extractor y filtro de carbón para los olores.

Las variedad índicas doblan su tamaño, las sativas lo triplican y los híbridos son impredecibles. Ten siempre en cuenta el tamaño de las plantas y el de tu armario de cultivo.

Abonos recomendados durante el ciclo de crecimiento

Si usamos macetas de buena capacidad y una tierra de calidad, no es necesario usar abonos durante el ciclo de crecimiento puesto que la tierra ya contiene todos los nutrientes necesarios para nuestra planta.

Si usamos tierra “light”, algo bastante recomendable, podemos añadir un poco de abono de crecimiento a partir de la cuarta semana de vida, pero sin excedernos. Aplicar la mitad de la dosis recomendada por el fabrican en un solo riego, es más que suficiente.

Recuerda regar las plantas de Cannabis siempre con el PH y la EC ajustados para que las plantas crezcan a buen ritmo. Es algo muy sencillo y que reporta grandes beneficios.

Cómo preventivo para evitar plagas, es muy recomendable pulverizar las plantas con aceite de neem y extracto de piretrinas. Esto mantendrá a los insectos alejados evitando que se formen plagas nocivas.

cogollo de marihuana

El ciclo de floración

El ciclo de floración es la fase en la que las plantas de Marihuana adultas comienzan a formar flores que más adelante se convertirán en cogollos. Esta etapa tiene una duración mínima de unas ocho semanas para variedad Índicas y de unas diez o doce para Sativas.

Si estamos cultivando genéticas híbridas debemos consultar al Banco de semillas por el tiempo de floración. Ya que cada híbrido es un mundo…..

Debemos ajustar las horas de luz para que nuestras plantas comprendan que deben comenzar a florecer. Lo ideal es dejarlas con doce horas de luz y doce horas de total y absoluta oscuridad. Si estamos cultivando sativas, entonces mejor once horas de luz y trece de oscuridad.

Durante la primeras semanas de floración las plantas de Marihuana crecerán cómo locas, darán un estirón realmente notable antes de estancarse y comenzar a formar flores. Cuando hayan terminado el estirón es muy recomendable hacer una poda de bajos.

Podar las ramas bajas es muy beneficioso porque se airearan mejor y porque la planta dedicará su energía a engordar los cogollos formados en las ramas altas, las cuales reciben una mayor cantidad de luz.

Puedes aprender cómo hacerlo desde:  [su_list icon=”icon: hand-o-right” icon_color=”#4b9f10″]

Es muy sencillo y práctico, altamente recomendado.

Una vez hayan dado el estirón y hayamos realizado la poda de ramas bajas, las plantas comenzaran a formar pequeñas flores en las puntas de las ramas, punta del tronco y nudos. Esas flores se convertirán con el tiempo en preciosos cogollos.

Es el momento de bajar la humedad al cincuenta por ciento para evitar que aparezcan hongos. También es recomendable pulverizar todas las plantas con un fungicida orgánico y natural, cómo la cola de caballo.

Ya solo queda esperar a que las plantas terminen de formar y engordar sus cogollos, que estos maduren y finalmente proceder a la cosecha. Unos diez o quince días antes de cortar tus plantas, debes hacer un lavado de raíces.

Súper importante, no cometas el error del novato de encender la luz cuando las plantas están durmiendo durante la floración. Cualquier luz por mínima que sea puede estresarlas y arruinar tu cosecha. Cuando duerman, déjalas en paz.

Abonos recomendados para el engorde de cogollos

Durante el ciclo de floración es muy apropiado añadir un poco de abono rico en fósforo y potasio, ya que ayudará a la planta a engordar bien los cogollos, obteniendo así una mayor producción.

El momento optimo para comenzar a usar este tipo de abono es cuando la planta ya tiene formadas las flores, pero antes de que se conviertan en cogollos. En variedad índicas esto se da a partir de la tercera o cuarta semana, en sativas a partir de la cuarta o quinta semana de floración.

No cometas el error de novato de pensar que cuanto más abono pongas mejor saldrán las cosas… el exceso de abono puede causar una sobre-fertilización capaz de arruinar todo tu trabajo.

Tampoco cometas el fallo de regar con mucha cantidad de agua, porque provocarás un exceso de humedad o encharcar el sustrato, aprende bien a regar tus plantas de Marihuana.

Pulveriza durante las ultimas semanas de floración con un fungicida natural, una vez cada diez días, con cola de caballo.

tijeras con hachís

La cosecha

Posiblemente la cosecha sea uno de los momentos más queridos y odiados a la vez a la hora de plantar Marihuana en indoor. Supone la recogida de grandes y densos cogollos que en poco tiempo nos fumaremos.

Pro dicha labor supone también un montón de trabajo manicurado y dejando los cogollos listos para ser secados, limpios de hojas y restos vegetales.

Para saber cuando es el mejor momento para cortar nuestras plantas de Marihuana debemos centrarnos en el color de los tricomas. Los tricomas son esos pequeños puntos transparentes, blanquecinos o amarronados que cubren casi toda la superficie del cogollo, lo que conocemos cómo resina.

Debemos buscar una lupa o microscopio y examinar algunos cogollos en busca de tricomas lechosos o de color ámbar:[su_list icon=”icon: check-circle” icon_color=”#4b9f10″]

  • Tricomas transparentes: Aun no están listos para cortar
  • Tricomas blancos / lechosos: Momento óptimo para cortar
  • Tricomas Ámbar: Cortar urgentemente, se están pasando[/su_list]

Lo ideal es cortar los cogollos de nuestro cultivo de Marihuana cuando la mayoría de tricomas son lechosos y aproximadamente un cinco por ciento son ámbar.

Si no podemos evaluar los tricomas podemos basarnos en el tiempo de floración recomendado pro el banco de semillas, que normalmente es acertado. Y cómo última instancia podemos orientarnos también por la oxidación de los pistilos.

Los pistilos son esos pequeños pelos blancos que salen de los cogollos, cuando alrededor del setenta por ciento estén oxidados significa que el cogollo ya está maduro, listo para ser cosechado.

Sin embargo los pistilos también se pueden oxidar por la luz que utilicemos, por exceso de nutrientes o incluso por algún hongo. Por ello no son completamente fiables, ya que pueden darnos una falsa sensación de que ya están listos cuando en realidad no lo están.

Sea cómo sea, una vez que los cogollos estén listos debemos despojarlos de las hojas más grandes, con la ayuda de una tijera de manicurar. Las hojas que quitemos y que contengan tricomas, las guardaremos para hacer hachís casero de excelente calidad.

Es importante dejar los cogollos bien pelados y limpios, porque una vez que se sequen será más complejo hacerlo. En fresco siempre es más sencillo, aunque sea un trabajo algo tedioso.

bote de marihuana

El secado y el curado

Esta es posiblemente la parte más importante de nuestro cultivo de Cannabis, ya que sin ella perderemos mucha, muchísima calidad en nuestros cogollos. Hacer un secado correcto es primordial, ya que en caso contrario los cogollos quedarán quebradizos.

El secado debemos hacerlo con la ayuda de una maya especial para secar hierba (de venta en Grows) o tendiendo literalmente los cogollos, con cuidado de que no se toquen entre ellos para evitar puntos de humedad.

Debemos hacer el secado en un lugar seco, oscuro y sin corrientes de aire. Una vez al día debemos ventilar ese lugar para sacar el aire viciado y meter aire limpio. Un secado bueno, debe durar entre siete y diez días.

La importancia de hacer bien el secado de los cogollos de nuestra planta de Marihuana es fundamental, ya que un mal secado dará cómo resultado un montón de cogollos resecos y quebradizos, malos al fumar.

El curado no es menos importante, el curado consiste en almacenar los cogollos ya secos en tarros herméticos para que no pierdan la poca humedad que les queda. Deben permanecer así al menos tres meses, durante ese tiempo muchos cannabinoides se transformarán.

Debemos guardar nuestros botes de cogollos en un lugar oscuro y fresco, abriéndolos una vez cada quince días para que respiren un poco. Imagina una loncha de jamón cocido y una loncha de jamón de bellota con 24 meses de curación, pues esa es la diferencia entre un cogollo de Marihuana bien curado y uno sin curar.

Si aprecias la calidad a la hora de fumar, debes hacer siempre un buen curado, independientemente de si has usado abonos orgánicos o minerales, es algo que debemos hacer siempre.

Obviamente, mientras se cura la mayor parte de nuestra cosecha, podemos ir fumando una pequeña parte para ir degustando.

hachis

Consejos y anotaciones

Dentro de los cientos de consejos que se pueden dar a un cultivador para que haga un buen cultivo de Marihuana en interior, siempre destaco estos:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Nunca enciendas la luz ni molestes a las plantas cuando estén en el periodo de oscuridad, nunca.
  • Si tus plantas de Cannabis muestran sus hojas amarillas durante el final de la floración no te apures, es algo completamente normal.
  • No te vuelvas loco pensando que necesitas añadir varios abonos, estimuladores, encimas y mil titos más…. no son necesarios, créeme.
  • No uses más abono de lo recomendado, si te pasas te cargarás la planta. No por usar más, va a salir mejor (todo lo contrario).
  • Ten paciencia y disfruta del ciclo de cultivo, admirando los progresos y tomando notas. Cultivar es todo un placer cuando lo haces tranquilamente.
  • Nunca molestes a los demás, tus vecinos no tienen por qué aguantar el olor de tus plantas ni el ruido de tu cultivo, se discreto y silencioso.
  • Cuanta menos gente sepa que cultivas, menos problemas tendrás.
  • Presta mucha atención al tipo de semillas que compras, existen miles de variedades y cada una de ellas tiene sus propias características.
  • No busques las genéticas más productivas, sino las que mejor efecto tengan, te alegraras de hacerlo así cuando estés fumando.
  • Ten mucho cuidado con las conexiones eléctricas, protégelas de la humedad.
  • Instala una alarma contra incendios, son baratas y muy útiles.[/su_list]

Cómo plantar Marihuana en exterior – Explicado paso a paso

Existen dos formas de cultivar Cannabis en exterior, una de ellas se realiza en macetas, las cuales se dejan en una terraza y la otra se hace a campo abierto, al más puro estilo guerrillero. Basándonos en este último, vamos a explicar cómo plantar Marihuana en exterior y obtener unos excelentes resultados.

La cría de Cannabis fuera del armario de cultivo está expuesta a muchos factores ajenos cómo la meteorologista, las plagas y por supuesto, los amigos de lo ajeno, los ladrones. Por eso vamos a explicaros todos los trucos que debéis conocer para hacer una buena plantación.

[toc]

Germinación de las Semillas

Aunque hagamos un cultivo en exterior lo recomendable es germinar nuestras semillas de Marihuana en casa, darles tres o cuatro semanas de crecimiento y entonces llevarlas al exterior para que crezcan de forma natural.

¿Por qué? Es sencillo, las plantas con menos de tres semanas de vida son muy sensibles a los cambios climáticos y a los insectos, por eso es mejor crecerlas un poco en casa para después trasplantarlas al exterior cuando sean un poco más grandes y fuertes.

Puedes aprender cómo germinar correctamente tus semillas de Cannabis desde: [su_list icon=”icon: hand-o-right” icon_color=”#4b9f10″]

Si no tienes tiempo, ganas o simplemente no quieres hacerlo así, siempre puedes preparar el terreno y plantar directamente tus semillas allí, aunque de esta forma corres peligro de que tus semillas resulten dañadas o no crezcan bien y las pierdas. Pero es tu decisión obviamente.

Recuerda elegir semillas de variedades de Cannabis que se adapten bien a tu zona de cultivo, teniendo en cuenta la humedad y el calor principalmente.

agujero en el suelo

Preparación del terreno para el cultivo exterior

La parte más importante a la hora de plantar Marihuana en exterior es buscar un buen sitio donde hacerlo, dicho sitio debe estar relativamente cerca de nuestro hogar para poder ir a visitar la plantación cuando queramos y suficientemente lejos cómo para que ningún busca-setas, dominguero o senderista encuentre nuestras plantas y nos las robe.

Lo ideal es un sitio apartado de la civilización en mitad de una montaña, protegido por arboles y arbustos pero donde llegue bien el sol, ya que cuanto más sol reciban nuestras plantas mejor crecerán.

Una vez hayamos localizado el sitio lo ideal es no decirle donde está ni tan siquiera a nuestro mejor amigo, cuantas menos personas lo sepan, más seguro será. Debemos cavar un hoyo en el suelo de aproximadamente un metro cuadrado (un metro de fondo por uno de ancho y de largo).

Rellenaremos ese hueco con tierra de buena calidad, la tierra del campo está llena de semillas y por lo generas es poco esponjosa, por eso no sirve. Al usar tierra de calidad comprada en un Grow Shop o Vivero, ayudaremos a nuestra planta a crecer sana y fuerte.

trasplante de cannabis

Trasplante al cultivo de exterior

Una vez tengamos nuestras plantas con una altura decente, es decir cuanto tengan tres o cuatro semanas de vida, las trasplantaremos al exterior utilizando el agujero que previamente habíamos cavado y rellenado con un buen sustrato para el cultivo de cannabis.

Debemos tener en cuenta que la mejor fecha para realizar el trasplante es en primavera (si vivimos en el hemisferio norte). Así que debemos germinar nuestras semillas unas semanas antes de cuando queramos trasplantar en el exterior.

Iremos al lugar elegido para hacer nuestro cultivo de guerrilla y pondremos una planta por hueco cavado, para que pueda desarrollar bien sus raíces y se haga bien grande. Una vez trasplantada, regaremos con generosidad y la dejaremos tranquila unos días.

Es muy positivo poner alguna malla metálica rodeando la planta por los lados, para evitar que pequeños animales accedan a ella y se la coman. También es bueno hacer un circulo alrededor de ella (a unos cuarenta centímetros del tallo) con posos de café.

Los posos de café evitaran que babosas o limacos lleguen a la planta para comérsela, algo que suele ocurrir con mucha frecuencia en las plantaciones de exterior.

Cómo y cuando regar nuestras plantas de Marihuana en exterior

A la hora de plantar Marihuana en exterior debemos tener presente que regar no será una tarea sencilla, por eso es muy positivo buscar un lugar cerca de un arrollo del que podamos coger agua.

Si no existe arrollo alguno, podemos cavar un hueco en la tierra y poner algunos plásticos en el para que cuando llueva se quede agua encharcada ahí. De esta forma tendremos agua a nuestra disposición para el riego.

Si tampoco hicimos eso, estamos jodidos pero aun nos queda el trabajo manual, llevar nosotros mismos garrafas de agua para regar, algo poco recomendable pro el gran trabajo que nos va a suponer.

Debemos regar única y exclusivamente cuando se seque el sustrato y la planta muestre síntomas de sed, hojas algo caídas y/o crecimiento estancado, porque si nos pasamos regando no hay forma de solucionarlo, al estar las plantas directamente en el suelo.

Puedes aprender más sobre cuando regar tus plantas aquí: [su_list icon=”icon: hand-o-right” icon_color=”#4b9f10″]

Un buen truco para no tener que ir a regar continuamente si aprieta el calor, es enterrar una botella (o varias) junto a la planta, dejando agujeros en su interior y rellenándola de agua. De esta forma irá liberando agua poco a poco hidratando a la planta.

botella enterrada

Preventivos y tratamientos

No hay nada más caótico que plantar Marihuana en exterior, puesto que nuestras plantas estarán expuestas a absolutamente todo tipo de insectos y hongos. Y para evitar perder toda nuestra cosecha, nada mejor que ser prevenidos.

Pulverizar nuestras plantas con repelentes naturales y respetuosos para el medio ambiente cómo el aceite de neem, purín de ortiga o extracto de piretrinas es la mejor forma de tener al os insectos a raya.

Debemos pulverizar nuestras plantas cada quince días sin falta, o los insectos se darán un festín con ellas. Incluso pulverizadas, veremos de forma habitual hojas comidas o picoteadas, es inevitable.

Si el clima es húmedo o si la planta ya ha comenzado a florecer, debemos usar también algún fungicida natural a modo de prevención. La cola de caballo es muy efectiva y respetuosa a la vez, debemos pulverizar con cola de caballo cada quince días.

abono para marihuana

Qué abonos usar al plantar Marihuana en exterior

Ya que estamos haciendo un cultivo totalmente natural donde el sol es nuestro foco, no hay necesidad de utilizar abonos minerales (químicos) en nuestras plantas. Usando abonos orgánicos obtendremos buenos resultados también.

Esparcir un poco de humus de lombriz sobre el sustrato de la planta a partir de la sexta u octava semana de vida en el exterior puede ser muy positivo para aportar un extra de nutrientes cómo el nitrógeno y consolidar el crecimiento.

Cuando la planta comience a formar flores, añadiremos guano de murciélago y té de cascaras plátano (frío obviamente) sobre el sustrato, para aportar un extra de fósforo y potasio y que los cogollos engorden mejor. [su_list icon=”icon: hand-o-right” icon_color=”#4b9f10″]

Usando estos sencillos abonos BIO ayudaremos a nuestra planta a crecer más sana y fuerte y a ser más productiva. Obteniendo cogollos 100% naturales libres de químicos. Recuerda, no hay mejor sabor que el de la Marihuana natural.

cogollos de marihuana

Cuando cosechar nuestro cultivo de exterior

La cosecha es una tarea importante pues nos permite recoger todos los cogollos de nuestra planta para poder fumarlos a lo largo del largo invierno y el próximo verano. Cada tipo de genética de Cannabis tiene unos tiempos de flora diferentes, aunque a modo general….. :

Las variedades Índicas tienen un ciclo de floración corto por lo que salvo excepciones, deberían estar listas para ser cosechadas a finales mediado o finales de Septiembre. Las más largas, a principios de Octubre.

Las genéticas Sativas tienen un periodo de flora mucho más largo y deben ser cosechadas entre finales de Octubre y finales de Noviembre. Algunas de ellas se van incluso a mediados de Diciembre.

Si consultamos en Internet el tipo de variedad que tenemos, el banco de semillas seguro que ha puesto información sobre la cosecha en exterior, con la que poder orientarnos.

Dicho esto, siempre hay excepciones:

[su_list icon=”icon: info-circle” icon_color=”#4b9f10″]

  • Si a nuestras plantas les quedan pocos días para ser cosechadas pero se avecina mal tiempo, no lo duces, cosecha ya y evita las lluvias.
  • Si a los cogollos les falta poco tiempo para ser cortados y vemos movimiento cerca de nuestra plantación, no lo dudes… corta y llévatelo todo. Los ladrones también esperan a que las plantas estén en su punto.
  • Si comienzas a ver aparición de hongos y falta poco para la cosecha, ni lo dudes, cosecha y desecha las partes con hongos.[/su_list]

Una vez hayas cosechado tus plantas, déjalas secar en un lugar seco y sin corrientes de aire, preferiblemente oscuro, hasta que estén bien secos todos los cogollos. Si has traído hojas con tricomas, puedes aprovechar para hacer un buen hachís casero.

Una planta de buen tamaño en exterior puede darnos fácilmente un kilo de Marihuana en cogollos ya secos y limpios. Si la cuidamos bien, podemos conseguir mucho más.

Y poco más hay que contar sobre los cultivos de Cannabis en guerrilla, donde lo que prima es la discreción para evitar que te roben todo tu trabajo. Si quieres añadir algo más a esta guía de cultivo, déjalo en los comentarios.

Cuando trasplantar la Marihuana y cómo hacerlo paso a paso

Quienes tenemos experiencia en el mundo del Cannabis sabemos que el punto débil de cualquier planta de Marihuana es su sistema radicular, dado que tiende a ser flojo y poco vigoroso.

Sin embargo es precisamente el sistema radicular el que marcará la diferencia entre una planta grande, fuerte y productiva frente a una planta pequeña y poco productiva. Por eso desde HierbayHumo vamos a enseñarte cómo trasplantar para mejorar las raíces de tus plantas de Marihuana.

[toc]

Beneficios de trasplantar plantas de Cannabis

Trasplantar consiste en cambiar nuestra planta de Marihuana de una maceta a otra más grande, con el fin de conseguir que desarrolle más y mejor su sistema radicular.

Cuando acabamos de germinar una semilla de Cannabis lo ideal es hacerlo en una maceta pequeña, de no más de un litro de capacidad. Hay quien incluso la germina en un recipiente vacío y limpio de yogur y ahí la deja hasta que tiene al menos dos semanas de vida.

Cuando la planta coloniza su pequeña maceta las raíces se agrupan y ocupan prácticamente toda la parte externa del sustrato, la cuál linda con la maceta. Al trasplantar a una maceta mayor conseguimos que el sistema radicular se expanda con más fuerza y vigor.

racies planta marihuana

No es lo mismo plantar una semilla en una maceta de 12 litros, que plantarla en una maceta de 1 litro, luego en una de tres litros, pasar a una de siete litros y por último llegar a la de doce litros.

Haciéndolo de forma progresiva estimularemos muchísimo más el sistema radicular de nuestra planta, lo que será muy beneficioso para su crecimiento y producción. Los beneficios más notorios son:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Sistema radicular mucho más desarrollado
  • Plantas más grandes
  • Plantas más fuertes y resistentes a plagas
  • Gran incremento en la producción de cogollos[/su_list]

¿Cuando se deben hacer los trasplantes?

Suponiendo que lo hacemos correctamente y germinamos nuestra semilla de Marihuana en una maceta pequeña, de poca capacidad, simplemente deberemos esperar unas dos o tres semanas hasta que la semilla colonice por completo la maceta.

La mejor forma de saber cuando la planta ha colonizado la maceta es mirar sus raíces por los agujeros de drenaje de la maceta, incluso es posible que las raíces hayan salido por dichos agujeros al no tener más espacio dentro de la maceta, donde seguir desarrollándonse.

Cuando la planta haya creado tantas raíces cómo para llenar la maceta, es cuando debemos trasplantar a una maceta de mayor capacidad. Si te estás preguntando cuantos trasplantes se deben hacer, lo ideal es entre dos y tres.

A modo de ejemplo vamos a exponer un caso de trasplante bien realizado (correspondiente a las fotos que podemos ver más abajo):[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Semilla germinada: 3 Semanas en maceta pequeña de 1 litro
  • 1º Trasplante: A las tres semanas de vida pasamos de maceta de un litro a maceta de tres litros.
  • 2º Trasplante: A las cinco semanas de vida pasamos de una maceta de tres litros a una maceta de siete litros.
  • 3º Trasplante: A las ocho / nueve semanas de vida pasamos de una maceta de siete litros a una maceta definitiva de doce litros.[/su_list]

Si en nuestro caso queremos hacer solamente dos trasplantes, podemos pasar de la maceta de un litro a una de cinco litros y después a la definitiva.

Es muy importante hacer todos los trasplantes antes de comenzar el ciclo de floración, a niveles generales el último trasplante se suele hacer unos días antes del cambio de foto-periodo (de crecimiento a floración).

¿Todas las plantas necesitan ser trasplantadas?

En realidad no, solamente las plantas “normales” que siguen un ciclo lumínico para crecer y florecer necesitan ser trasplantadas. Pero si estamos cultivando semillas Auto-florecientes de Marihuana, entonces lo mejor es germinarlas directamente en la maceta definitiva.

Así que todas las semillas deben ser trasplantadas, excepto las que son Auto-florecientes.

La mejor técnica para trasplantar Marihuana

Con el tiempo te darás cuenta de que cada maestrillo tiene su librillo, que significa que cada uno hace las cosas a su manera, cómo mejor le viene y mejores resultados obtiene.

La técnica para trasplantar plantas de Marihuana que aquí exponemos, es la más sencilla debido a su facilidad, y curiosamente es también la que mejores resultados ofrece pues apenas estresa las plantas.

Lo primero que debemos hacer es llenar la maceta nueva con el sustrato que vayamos a utilizar, en este caso podemos ver que se está usando fibra de coco.

Trasplante Marihuana01

Una vez que se ha llenado la maceta, lo que haremos es presionar con la maceta vieja y más pequeña sobre el sustrato, para que se cree la forma de la misma.

Trasplante Marihuana02

Acto seguido, podemos sacar la planta de su pequeña maceta con mucho cuidado e introducirla en su nueva maceta. Ligeramente presionaremos para que encaje bien y la cubriremos con un poco de sustrato.

Trasplante Marihuana03

Una vez haya quedado bien trasplantada, debemos regar las plantas de Marihuana de las nuevas macetas pero sin excedernos, simplemente deben quedar bien regadas pero sin que se encharquen.

Trasplante Marihuana04

Repetiremos esta operación con todas nuestras plantas o esquejes y listo, ya hemos trasplantado nuestra planta de Marihuana a una maceta nueva de mayor capacidad para que siga desarrollando sus raíces y colonice la nueva maceta ¿No era tan difícil verdad?.

Realizando trasplantes a nuestras plantas de Cannabis, conseguiremos que tengan una mayor cantidad de raíces con la que absorber nutrientes, lo que hará que sean más fuertes, vigorosas, resistentes y productivas.

Cómo hacer un lavado de raíces por sobre-fertilización o cosecha

El lavado de raíces es la técnica que ayuda a eliminar el exceso de nutrientes y/o sales del sustrato de nuestro cultivo de Marihuana. Se utiliza cuando nuestras plantas muestran algún exceso o carencia, o cuando quedan pocos días para cosechar.

Dada la importancia que tiene el lavado de raíces en los cultivos de Cannabis, te explicaremos en detalle cómo realizarlo de forma correcta para que obtengas todos sus beneficios. Recuerda aplicarlo solo cuando sea necesario.

[toc]

Qué es y para que sirve un lavado de raíces

Tal y cómo su propio nombre indica el lavado de raíces consiste en limpiar las raíces de nuestras plantas del exceso de nutrientes o sales minerales. De esta forma las plantas pueden continuar su desarrollo solventando los problemas de sobrefertilización o terminando su fase de floración.

El lavado de raíces en plantas de Marihuana sirve para dos cosas:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Corregir problemas de carencias o exceso de nutrientes
  • Preparar la planta para el final del ciclo de floración[/su_list]

Es muy habitual que debido al uso de abonos las plantas presenten carencias por déficit o exceso de nutrientes. El déficit puede ser ocasionado por la saturación de otros nutrientes, por ejemplo un sustrato con exceso de calcio puede hacer que nuestra planta no absorba bien el potasio, creando una deficiencia de potasio.

Realizando un lavado de raíces eliminaremos el exceso de nutrientes, haciendo que nuestras plantas puedan absorber correctamente y en las cantidades adecuadas todos los nutrientes que necesiten.

Cuando quedan pocos días para cortar nuestras plantas (cosecha), también es necesario hacer un lavado de raíces. De esta forma el sustrato quedará sin nutrientes obligando a la planta a consumir los nutrientes que tiene acumulados en el organismo.

Con esto conseguiremos que los cogollos no tengan un mal sabor debido a los abonos, que sean suaves al fumar y presenten un olor y sabor excepcional.

racies planta marihuana

¿Es obligatorio hacer un lavado de raíces en nuestras plantas de Marihuana?

Esto ya depende de cada cultivador y de sus creencias, aunque nosotros recomendamos encarecidamente realizar un lavado de raíces al menos diez días antes de la cosecha cuando hablamos de cultivar Marihuana en indoor, siendo recomendable hacerlo quince días antes.

Si queremos obtener cogollos con buen sabor y que no chisporroteen al fumar debido al exceso de nutrientes que han obtenido del abono, sin duda es necesario realizar un buen lavado al sistema radicular de nuestras plantas.

Para combatir excesos o carencias ya es opcional, existen productos que pueden solucionarlos sin necesidad de realizar un lavado, aunque también es recomendable.

Cuando realizar un lavado de raíces

Hay dos situaciones muy claras durante el cultivo de Marihuana en las que debemos realizar un lavado de raíces para eliminar sales, nutrientes y quelatos no asimilables que entorpezcan la nutrición de la planta.[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Cuando una planta muestra carencias y con el uso de abono no se solucionen
  • Cuando una planta tenga claros signos de sobrefertilización
  • Cuando queden pocos días para cosechar nuestras plantas de Marihuana[/su_list]

Las carencias se solucionan normalmente añadiendo un poco de abono, pero cuando las carencias han sido generadas por la saturación de sales u otros nutrientes, entonces es inevitable realizar un lavado al cepellón de raíces.

Los casos de sobrefertilización son más evidentes debido a que la planta muestra síntomas muy claros cómo las hojas en forma de garra o unos colores demasiado intensos. Un lavado de raíces nos ayudará a solventar este problema.

Pocos días antes de cosechar los cogollos de nuestras plantas de Cannabis, debemos hacer un lavado de raíces de forma obligada. No importa si hemos usado nutrientes orgánicos o minerales, debemos hacerlo si o si.

técnica de lavado de raices

La mejor técnica para hacer un lavado de raíces

Vamos a explicar cómo hacer un lavado de raíces a plantas de Marihuana de la forma más sencilla que existe, que curiosamente es también la más utilizada. No necesitamos añadir ningún producto limpiador al sustrato, tampoco encimas ni similares.

Bastará con disponer de un lugar con desagüe donde podamos utilizar toda el agua que necesitemos, así que, nada mejor que un plato de ducha para esta labor.

El lavado de raíces consiste en poner la planta en el plato de ducha y regarla con agua no muy fría (tampoco caliente) constantemente. La maceta comenzará a drenar agua por la parte inferior, agua que normalmente saldrá de color amarillento.

Lo ideal es regar la maceta y esperar a que drene el agua, seguir regando una y otra vez hasta que el agua drenada pase del color amarillento a un color transparente. Cuando el agua que sale drenada sea del mismo color que el agua que usamos para regar, ya estará lista.

Solamente quedará esperar un poco a que drene bien todo el exceso de agua y volver a colocar la planta en el armario de cultivo. Esta es la mejor técnica para lavar raíces y además, no precisa de ningún complemento cómo limpiadores de sustrato o encimas.

Si hemos lavado las raíces de nuestras plantas porque vamos a cosechar en unas semanas, debemos tener presente que al estar el sustrato muy humedecido el nivel de humedad del armario de cultivo puede incrementarse notoriamente.

Un buen sistema de extracción de aire y el uso de ventiladores nos ayudarán a mantener la humedad en niveles adecuados (por debajo del sesenta por ciento).

Si hemos realizado un lavado para resolver alguna carencia o exceso, hay que recordar que al hacer el lavado habremos eliminado la mayor parte de nutrientes del sustrato. Por lo que es recomendable regar tras el lavado de raíces con agua y un poco de abono.

Cómo plantar semillas de Marihuana en maceta

Existen un par de técnicas muy sencillas que pueden ayudarnos a obtener una tasa de terminación del cien por cien a la hora de plantar semillas de Marihuana por primera vez, utilizando tierra o coco cómo sustrato para nuestra maceta.

Podemos sembrar la valiosa simiente del Cannabis directamente en nuestro tiesto o podemos germinarla y plantarla posteriormente con mucho cuidado. Desde HierbayHumo.com vamos a explicar cómo hacerlo, paso a paso.

[toc]

Plantar simiente de Marihuana directamente en la maceta

Esta es sin lugar a dudas la técnica más sencilla y efectiva para los cultivadores de Marihuana que tienen poca experiencia con estos menesteres. Puede parecer algo muy sencillo pero en realidad requiere de algunos preparativos previos importantes.

Para plantar nuestras semillas de Marihuana directamente en la maceta debemos preparar esta previamente, para ello vamos a necesitar:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Una maceta de tamaño adecuado con agujeros de drenaje en el fondo
  • Tierra de buena calidad que no haya sido utilizada previamente
  • Agua sin cloro y a ser posible con el PH regulado
  • Nuestra semilla de Cannabis[/su_list]

Los pasos son muy sencillos, pondremos la tierra dentro del tiesto dejando que caída suavemente y sin presionarla con la mano. De esta forma quedará esponjosa / pomposa, que es cómo debe quedar para facilitar el desarrollo de las raíces.

semillas en mano

Puedes utilizar tierra de cualquier sitio y/o calidad, pero cuanto peor sea la tierra peores resultados obtendrás. Realmente merece la pena comprar tierra de buena calidad en un Grow Shop, es barata y viene muy bien preparada para el cultivo de hierba.

Una vez hemos llenado la maceta, la regaremos con agua reposada o agua mineral. Si utilizamos agua del grifo es necesario dejarla reposar durante un día para que el cloro que contiene se evapore de forma natural. Si usamos agua embotellada no es necesario.

Aunque no es obligatorio, medir el PH del agua es muy positivo para nuestra planta, porque así podrá absorber mejor los nutrientes. No obstante, en los primeros riegos tampoco es una obligación.

No te pases con el riego… es fundamental

Debemos regar la maceta de forma que la tierra quede humedecida pero no encharcada, es mejor tener que regar cada dos o tres días que regar en exceso. El exceso de agua provocará que la semilla se pudra.

Una vez esté la tierra bien humedecida, debemos enterrar la semilla de Cannabis a un centímetro de profundidad, una por maceta. No importa la posición en la que enterremos la semilla, puesto que ella misma desarrollará la semilla hacia el fondo mientras sube los cotiledones a la superficie durante los cinco o siete primeros días.

Los cotiledones son ese par de pequeñas hojas sin forma iniciales, bueno… no son hojas completas realmente pero desempeñan más o menos la misma función. Una vez que asomen, debemos poner la maceta a la luz para que nuestra semilla crezca bien.

semilla germinada

Cómo plantar semillas ya germinadas en una maceta

Esta segunda opción es algo más compleja que la primera dado que debemos germinar las semillas de Marihuana previamente, usando la técnica del papel humedecido que es la más efectiva.

Una vez que tengamos nuestras semillas germinadas, con una radícula (raíz) de más o menos dos centímetros, debemos proceder a trasplantarlas a la maceta donde crecerán, para que puedan desarrollar más raíz y comenzar a absorber nutrientes esenciales.

Para ello seguiremos los mismos pasos que en el ejemplo anterior, pondremos tierra de calidad en una maceta y la regaremos sin dejar encharcado el sustrato. Acto seguido, haremos un pequeño hueco con la ayuda de un lápiz.

Cogeremos la semilla germinada con mucho cuidado de no tocar la raíz, ya que es muy sensible. Pondremos la raíz en el pequeño hueco que hicimos previamente en el sustrato con la ayuda de un lápiz y presionaremos un poco la tierra para que tape la raíz.

Debemos dejar la parte de la semilla (cascarón) o de los cotiledones si ya salieron, en la superficie, enterrando solamente la parte de la raíz. De esta forma nuestra pequeña semilla comenzará a desarrollar su sistema radicular.

Con esta técnica nos aseguramos de que las semillas geminan bien, dado que lo haremos fuera de la tierra y así podremos descartar las semillas que por algún motivo no han germinado. Es sin duda la técnica para plantar semillas de Marihuana más utilizada entre cultivadores con experiencia.

Cómo plantar semillas en fibra de coco

En realidad el proceso es idéntico al de sembrar en tierra, pero con la excepción de que el coco es un sustrato totalmente inerte, que no posee nutrientes para alimentar a nuestra semilla recién germinada.

Por ese motivo, cuando reguemos nuestro tiesto con fibra de coco debemos usar agua con el PH regulado y con los abonos necesarios para el crecimiento. No es necesario añadir mucho abono para los primeros días de nuestra semilla, bastará con añadir la mitad de la dosis recomendada por el fabricante.

La fibra de coco es mucho más esponjosa que la tierra y permite que las plantas de Cannabis desarrollen mucho más rápido y mejor su sistema radicular, por eso el crecimiento es mucho más rápido a niveles generales, aunque obviamente, requiere de experiencia manejando este tipo de sustrato para plantar Marihuana.

semilla creciendo

Principales errores que se comenten al plantar semillas de Cannabis

Todos hemos sido principiantes en algún momento de nuestra vida y prácticamente todos hemos cometido, mas o menos, los mismos errores. Es importante no caer en ellos porque podríamos perder nuestra semilla y no están baratas precisamente.[su_list icon=”icon: remove” icon_color=”#4b9f10″]

  • Regar excesivamente la tierra: La tierra debe estar húmeda, pero solo un poco, no es necesario que esté encharcada. Debemos esperar a que esté un poco seca antes de volver a regar.
  • Usar abonos y/o estimuladores: Está muy bien que pienses que añadiendo abonos crecerá más rápido y mejor, pero lo cierto es que no es algo real. Usando abonos podemos quemar la sensible raíz de nuestra semilla recién germinada…. limítate a usar solamente agua durante los primeros riegos.
  • Tocar la raíz con los dedos: Las caries de las semillas son extremadamente sensibles, si las rozamos con los dedos las dañaremos. Intenta usar pinzas o algo similar si tienes que manejarlas.
  • Dejar que la tierra se seque por completo: Una raíz sin humedad es una raíz muerta, si dejar que la tierra se seque por completo tu semilla morirá.
  • Usar agua no apropiada: Algunas ciudades tienen un agua en el grifo muy mala, repleta de cal. No debemos usar agua dura para regar nuestras plantas porque es muy perjudicial, si vives en una ciudad costera… es mejor que compres agua embotellada.
  • Trastear la semilla o rebuscar en el sustrato: La falta de paciencia es el error más común entre cultivadores nobeles, debemos dejar que la semilla saque su raíz a su ritmo y sin toquetearla o escarbar en el sustrato para ver si ya sale….[/su_list]

Y con todo esto ya deberías saber cómo se debe plantar una semilla de forma correcta, no obstante si te ha quedado alguna duda puedes dejarla en los comentarios e intentaremos ayudarte a resolverla.

Técnicas para doblar o podar plantas de Marihuana

Durante milenios se han trabajado las podas selectivas en diferentes arbustos y arboles para acondicionar su tamaño o mejorar su producción. Estas técnicas se aplican también a los cultivos de Cannabis, siendo en la actualidad casi indispensable doblar o podar las plantas de Marihuana para aprovechar todo su potencial.

Existen diferentes métodos para cortar o moldear nuestras plantas de Marihuana en función de nuestras necesidades y del espacio de cultivo del que dispongamos. Vamos a darles un repaso a las más utilizadas explicando cómo realizarlas correctamente.

[toc]

¿Qué beneficios se obtienen al podar las plantas de Cannabis?

Existen varios beneficios derivados del corte de ramas o puntas selectivos para derivar la energía de la planta o su desarrollo hacia otros puntos. Aunque la finalidad más demandada es la obtención de una mayor producción de cogollos o engorde de los mismos.

No todas las técnicas consisten en podar una o varias partes de la planta de Marihuana, también podemos moldear mediante la presión o mediante la rotura de ramas o tronco. Los beneficios más comunes son:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Aumento de la producción de cogollos y del tamaño de los mismos
  • Control de la altura de las plantas de Marihuana
  • Aireación de los cultivos más saturados
  • Derivación de la energía de la planta a las partes más necesitadas[/su_list]

poda de planta de marihuana

¿Cuando se deben doblar o podar las plantas?

Dependiendo de la técnica que queramos utilizar, debemos comenzar a doblar o podar las plantas de Marihuana desde las pocas semanas de vida, durante el ciclo de crecimiento, o durante el ciclo de floración.

Cada técnica de poda requiere que se realice en un momento específico, así que dependiendo del método de poda que usemos, será necesario iniciarlo antes o después. Aunque usemos el que usemos, nunca debemos aplicarlo durante las ultimas semanas de floración.

Técnicas para podar y/o moldear

Estas son las diferentes técnicas utilizadas para podar plantas de Cannabis o para moldearlas sin necesidad de poda. Todas ellas son altamente eficaces ofreciendo resultados muy notorios y beneficiosos.

Poda FIM
Poda FIM

La poda FIM en plantas de Marihuana

La poda FIM se utiliza para obtener más brotes de un mismo nudo, gracias a un pequeño corte selectivo en la yema de la planta. Las plantas crean de forma natural dos ramas por nudo mientras siguen desarrollando la punta.

Con la poda FIM se consiguen obtener incluso cuatro cuatro ramas / brotes que en el futuro, nos ofrecerán una mayor cantidad de cogollos. Consiste en podar la yema superior de la planta sin dañar el tallo.

De esta forma la planta se ve forzada a crear más yemas en la punta, las cuales aumentaran la producción de cogollos, algo muy práctico para en cultivos de Marihuana en interior. Esta técnica suele aplicarse una sola vez al finalizar el ciclo de crecimiento y antes de que den el estirón durante el ciclo de floración.

De forma que en vez de tener una o dos puntas principales, podremos tener tres o cuatro puntas. Recordando que las puntas principales son las que desarrollan los mejores cogollos por su proximidad a la luz.

Poda Apical
Poda Apical

La poda APICAL en el Cannabis

Posiblemente la poda Apical sea la más utilizada en cultivos de Marihuana, debido a sus excelentes resultados. Consiste en cortar el ápice superior de la planta a la altura del tronco.

De esta forma, se fuerza a la planta a desarrollar su crecimiento en las ramas del nudo inferior al corte, dado que ya no crecerá en la punta principal. De esta forma se fomenta el desarrollo de ramas haciendo plantas más anchas.

Esta técnica puede realizarse durante la etapa de crecimiento o durante las primeras semanas de floración. Siendo más recomendable hacerlo durante el crecimiento para que se desarrollen bien todas las ramas.

Es necesario esperar a que la planta haya desarrollado al menos cuatro nudos antes de practicarla, en caso contrario corremos el riesgo de que nuestra planta quede débil y pequeña.

En este vídeo nuestro amigo Makapeta nos explica muy bien cómo hacerlo:

Técnica del Super Crooping

El Super Crooping también se conoce cómo Cropeado en plantas de Marihuana y consiste en doblar las ramas sin que se rompan y sin podarlas. Esto se consigue ejerciendo mucha presión con los dedos y aplastando literalmente una parte de la rama.

Al aplastar una parte de la rama, esta se doblará por ahí y detendrá su crecimiento durante unos días, mientras forma un cayo en la parte afectada. Esta técnica puede usarse durante el crecimiento o durante la floración.

Cropping
Cropping

Se utiliza para moldear las plantas evitando que crezcan demasiado o para impedir que determinadas ramas se desarrollen excesivamente, pero sin cortarlas. De esta forma esas ramas también crearan cogollos durante el ciclo de floración. Muy práctico para cultivos de exterior donde debamos controlar la altura.

El Súper Crooping también recibe el nombre de “planta pellizcada” ya que para doblar las ramas lo que se hace es pellizcarlas aplicando presión.

Poda de ramas bajas en plantas de Cannabis

Este tipo de poda es muy habitual realizarla durante el inicio del ciclo de floración. Consiste en cortar las ramas más bajas de la planta a la altura del tronco, dejando a la planta unicamente con las ramas medias y superiores.

Todos sabemos que las ramas bajas apenas producen cogollos ya que no les llega suficiente cantidad de luz, por lo que al cortarlas la planta puede dedicar esa energía a las ramas medias y altas.

De esta forma obtendremos una producción mayor en las ramas superiores, cogollos más desarrollados y pesados.

RIB en plantas de Marihuana

Esta técnica no consiste en podar ni doblar ninguna parte de nuestra planta de Cannabis, sino en quemar literalmente la punta de los cogollos en desarrollo. Debe aplicarse durante la tercera- cuarta semana en variedades índicas o durante la quinta – sexta semana de floración en variedades sativas.

En los cogollos quemados se produce una mitosis que provoca que los mismos se desarrollen con más fuerza, formando cogollos más grandes y densos. Por contra, algunos pueden parecer un poco deformes.

La técnica del RIB no es muy utilizada aunque es altamente efectiva si se aplica correctamente.

¿Cuál es la mejor luz para cultivar Marihuana? Tipos y consejos

Para poder cultivar Marihuana en interior con éxito y obtener una buena producción, debemos elegir la iluminación que mejor se adapte a nuestras necesidades entre los diferentes tipos de luz existentes.

No todas las bombillas ni sistemas de iluminación sirven para el cultivo de cannabis, y algunas ofrecen resultados muy superiores al resto. Por eso vamos a explicar cuales son los más utilizados, sus ventajas e inconvenientes.

[toc]

¿Cuál es la mejor iluminación para un cultivo de Cannabis?

El mejor tipo de luz para cultivar Cannabis en interior es la que mejor se adapte a nuestro armario de cultivo, ya que no todos los cultivadores pueden permitirse colocar una bombilla de Vapor de Sodio o un panel LED.

Aunque nosotros medimos la potencia de las bombillas / lámparas en lúmenes, las plantas no usan lúmenes sino que usan los fotones de la luz. Los fotones son las partículas lumínicas que desprenden las bombillas al funcionar.

En la actualizad el sistema de iluminación más eficiente en relación a consumo – emisión de fotones es la iluminación LED. Aunque una lámpara o panel LED no tiene por qué ser el más indicado para tu indoor, necesariamente.

Todo depende de la temperatura ambiente de tu zona de cultivo, del sistema de intracción y extracción de aire que tengas y de la metodología de cultivo que uses, principalmente del sustrato.

La importancia del espectro lumínico

No todas las bombillas sirven porque no todas emiten un espectro lumínico adecuado, ya que las plantas depende y mucho del espectro y profundidad e onda que emiten las lámparas que queramos usar para el cultivo.

Por ejemplo las bombillas convencionales de cristal (las clásicas) no sirven para cultivar, tampoco son recomendables las de Vapor de Mercurio por su mala relación lumen/watio no los diodos led convencionales.

El espectro lumínico es fundamental para el cultivo de Marihuana y en función del mismo obtendremos mejores o peores resultados. Durante el crecimiento demandan principalmente espectros azules (450-500nm) y durante la floración espectros más rojizos (610-750nm).espectro luminico

Sistemas de iluminación para cultivar Marihuana

Estos son los diferentes tipos de luz más utilizados para el crecimiento y la floración de plantas de Marihuana en cultivos de interior. Cada uno de ellos tiene sus ventas e inconvenientes con respecto al resto, así que dedica un rato a investigar cuál es el que más te conviene.

Los Halogenuros Metálicos

Las lámparas de Halogenuros Metálicos (HM) se utilizan principalmente para el ciclo de crecimiento de las plantas de Marihuana. Ofrecen una luz muy blanca rica también en espectro azul.

Necesitan un transformador para poder funcionar ya que no se pueden conectar directamente a la corriente, ese transformador recibe el nombre de balastro. Podemos encontrar lámparas de Halogenuros Metálicos en 70w / 150w / 250w / 400w / 600w y 1.000w de potencia.

Dependiendo de la potencia, necesitaremos un balastro más o menos potente. La mayoría de los balastros actuales son electrónicos y regulables, lo que nos permitirá regular la potencia de la lámpara de Halogenuros Metálicos.

Probablemente sea el mejor tipo de iluminación para el ciclo de crecimiento de las plantas de Marihuana, el que mejores resultados aporta. Sin embargo cómo contra emite una gran cantidad de calor, por lo que debemos disponer de un buen sistema de entrada y salida de aire.

luz HPS para cultivar marihuana

El Vapor de Sodio

El Vapor de Sodio (HPS) es muy similar a la lámpara de Halogenuros Metálicos (HM) ya que precisa de un balastro para su funcionamiento. La iluminación HPS aporta una luz amarillenta y cálida, muy similar a la de un atardecer de verano.

Este tipo de iluminación que trabaja más el espectro de rojos es ideal para el ciclo de floración de las plantas de Cannabis. Haciendo que los cogollos se desarrollen y engorden adecuadamente.

Podemos encontrar lámparas de Vapor de Sodio en las mismas potencias que las de Halogenuros Metálicos, siendo lo más habitual utilizar una lámpara de Halogenuros Metálicos durante el crecimiento y una de Vapor de Sodio durante la floración.

A niveles generales el balastro de las lámparas de Vapor de Sodio es el mismo que el de las de Halogenuros Metálicos, por lo que con un solo balastro podremos usar ambas bombillas.

Bombillas Mixtas

Existen unas nuevas lámparas que son un conjunto de Halogenuros Metálicos y Vapor de Sodio, digamos que se trata de lámparas que ofrecen un tipo de iluminación combinada y que se suponen sirven tanto para el ciclo de crecimiento cómo para el de floración.

No recomendamos este tipo de iluminación pues no termina de ser ni específico para crecimiento ni tampoco para floración, por lo que es mucho mejor usar HM para el crecimiento y HPS para la floración.

Las bombillas de bajo consumo

Las bombillas de bajo consumo fueron todo un descubrimiento hace años y sirven también para cultivar Marihuana, aunque debido a la poca potencia lumínica que tienen no se trata ni de lejos de la mejor opción.

En la actualidad las bombillas de bajo consumo solo se utilizan para los primeros días de crecimiento de las plántulas o para el mantenimiento de plantas madre. ¿Podemos hacer un cultivo de marihuana completo con Bajo Consumo? Si, por supuesto, pero los resultados no serán excelentes.

Existen muchas otras opciones más recomendables para cultivar Marihuana, por su efectividad y por los resultados que aportan.

lampara led

La iluminación LED

La iluminación LED es en la actualidad el mejor tipo de luz para cultivar Marihuana, debido a sus impresionantes características en comparación con otras alternativas lumínicas.

Las luces y paneles LED ofrecen un consumo muy inferior al de las lámparas de Vapor de Sodio o Halogenuros Metálicos, aportando más lúmenes (fotones en realidad) por vatio de consumo.

Además cómo extra es un tipo de iluminación que apenas emite calor, lo que evitará que nuestro cultivo de Cannabis de interior alcance temperaturas poco adecuadas. Si que es necesario disponer de disipador para que no se sobre-calienten, pero es algo que hoy en día traen todos incorporado de serie.

Podemos encontrar lámparas con una sola unidad LED (normalmente COB) o paneles con varias unidades, en función de las dimensiones de nuestro espacio de cultivo.

A modo de ejemplo, si usamos un armario de 1.20 x 1.20 x 2 metros de altura, lo ideal sería utilizar una lámpara de Sodio de 600w., pues si usáramos paneles LED bastaría con poner entre 300w y 450w. para obtener más luz y además sin calor.

No te dejes engañar por los UFOs LED o paneles LED que puedes encontrar a bajo precio por Ebay o similares, porque los LEDs que incluyen no son de alto rendimiento, por lo que estarás tirando el dinero si los comprar (los resultados que ofrecen son muy malos).

Nuevas lámparas LEC

La iluminación LEC es una alternativa muy reciente para el cultivo de Cannabis. Se trata de una lámpara de Halogenuros Metálicos modificada, donde se ha sustituido el cuarzo interior por componentes cerámicos, los cuales ofrecen mayor resistencia al calor.

Se están promoviendo cómo la nueva iluminación para cultivar Marihuana, la más efectiva y la que menos consume en relación lumen/watio, algo que no es del todo cierto. Simplemente se trata de las conocidas lámparas de HM pero un poco mejoradas.

Se ofrecen en versiones de 315w o 630w, siendo necesario para un armario medio de 1.20 x 1.20 x 2 una de 630w o dos de 315w bien repartidas (más recomendable). Así que en realidad no se está ahorrando nada en consumo.

A nivel de lúmenes pueden ser más eficientes que las HPS convencionales, pero no olvidemos que emiten un haz blanco apto para crecimiento pero menos indicado para floración, no comparable a un HPS.

cultivo de marihuana

Consejos para acertar con la iluminación para plantar Marihuana

Debemos ser conscientes de que cuanto más espacio de cultivo tengamos mayor será la inversión que tendremos que hacer en iluminación, para plantar Marihuana en interior.

Si bien es cierto que incluso con lámparas de bajo consumo podemos plantar, también lo que es que los resultados serán muy decepcionantes. Sobre todo en comparación con un cultivo donde se ha utilizado iluminación LED o HM+HPS.

Debemos comprar un sistema de iluminación adecuado para el tamaño de nuestro cultivo, para poder obtener buenos resultados. En la actualidad lo más recomendable y con mucha diferencia es adquirir un panel LED de buena calidad.

Si buen puede parecer un poco caro económicamente hablando, no debemos olvidar que su vida útil es muy superior a la de cualquier otro tipo de luminaria. Además el ahorro enérgico que nos supondrá será muy elevado.

El mejor consejos que te podemos dar para que elijas bien tu sistema de iluminación, es que no escatimes en gastos. Haz una inversión adecuada y obtén un sistema de iluminación eficiente y duradero, no te arrepentirás.

Cómo germinar semillas de Marihuana – Explicado paso a paso

Dependiendo de cómo germinemos nuestras semillas de cannabis, obtendremos un buen porcentaje de germinación o perderemos nuestra semilla. Por eso hemos creado esta sencilla guía sobre cómo germinar semillas de Marihuana fácilmente.

Podrás elegir la técnica para brotar semillas que más te interese dado que todas ellas ofrecen unos ratios de éxito muy altos. En pocos días verás cómo inician el desarrollo de la raíz dando lugar a una nueva vida.

[toc]

Manual de germinación en servilleta

La técnica de germinar semillas de cannabis en servilleta es posiblemente la más extendida por su facilidad y por la seguridad que nos aporta a la hora de plantar Marihuana, dado que veremos que semillas desarrollan raíz y cuales no.

Es una técnica muy sencilla que todos podemos realizar en casa sin necesidad de comprar ningún producto extra. Para ello necesitaremos:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Servilletas de papel o papel de cocina
  • Un tupper o un plato hondo[/su_list]

Lo primero que debemos hacer es mojar las servilletas de papel con agua, para después escurrirlas y dejarlas simplemente humedecidas, sin exceso de agua. No es necesario usar ningún producto cómo estimular de raíz o similares, solamente agua de grifo o agua mineral si la del grifo contiene mucha cal.

Después colocaremos las servilletas humedecidas bien extendidas sobre el fondo del tupper, de forma que ocupen todo el suelo del mismo. Colocaremos las semillas sobre el papel húmedo y cerraremos el tupper para evitar que se evapore la humedad.

Si utilizamos un plato, pondremos el papel de cocina humedecido sobre el fondo del plato y encima colocaremos las semillas. Para evitar que se pierda la humedad debemos envolver el plato con papel film (papel transparente de los bocadillos) o papel de aluminio.

Dejaremos el tupper o plato en un lugar cálido (sobre veinte grados) y sin luz durante dos o tres días y después volveremos a revisar cómo están de desarrolladas las radículas. La radícula es la pequeña raíz que sale de la semilla.

No debemos cometer el error de poner el tupper sobre un router o televisor, porque el calor que emiten es excesivo y cocerá literalmente las semillas. Tampoco debemos estar abriéndolo constantemente porque se perderá la humedad.

germinar en jiffy

Técnica para germinar semillas en Jiffy

Los Jiffys son pequeños paquetes prensados de turba / tierra que podemos encontrar en cualquier grow shop. Comenzaremos hidratando los Jiffys de la forma más sencilla, sumergiéndolos en agua durante una hora.

El agua que usemos no tiene por que contener ningún tipo de estimulador ni nutrientes, tampoco es necesario medir el ph,  simplemente debe ser agua limpia y sin exceso de cal o cloro.

Una vez se hayan expandido y cogido su tamaño normal, los apretaremos con la mano para que suelten todo el exceso de agua. necesitamos que estén húmedos pero no encharcados de agua.

Para germinar nuestras semillas de Marihuana en Jiffys lo que haremos en insertar las semillas por la parte superior de los mismos, donde tienen un agujero. Debemos poner una semilal por Jiffy de forma que quede enterrada a un centímetro de profundidad.

Podemos utilizar un palillo o bolígrafo para hacer el agujero en el Jiffy si nos es más sencillo. una vez enterrada, la cubriremos con un poco de turba del propio Jiffy y dejaremos los Jiffys en un lugar cálido y protegido de corrientes de aire.

A partir del cuarto o quinto día podremos ver cómo las semillas brotan de los Jiffys de forma natural, dando lugar a nuevas plántulas de Cannabis. Cómo alternativa al Jiffy podemos usar también tacos de lana de roca.

plantar semilla

Germinación clásica en maceta

La técnica más sencilla del planeta es también la más antigua. Consiste en preparar la maceta donde queremos cultivar nuestra planta de marihuana añadiendo el sustrato que vayamos a usar, bien sea tierra o fibra de coco.

Regaremos la maceta con agua, sin necesidad de utilizar ningún estimulador ni abono, y después enterraremos la semilla en la maceta, de forma que la semilla de Cannabis quede enterrada a un centímetro de profundidad.

Dejaremos la maceta en un ligar donde no haya corrientes de aire para que el sustrato no se seque rápidamente y esperaremos unos cinco o siete días a que la semilla brote de la tierra.

Es un método realmente sencillo y efectivo a la vez, aunque cómo contra, no podremos ver si la semilla ha germinado correctamente o no, cómo cuando usamos la técnica de germinación en servilleta.

Semillas en remojo ¿Es necesario?

Es una metodologia muy utilizada por cultivadores experimentados que consiste en poner las semillas en remojo durante unas horas antes de comenzar a germinarlas. De esta forma las semillas se hidratan con mayor facilidad.

Consiste en llenar un vaso de agua por la mitad y dejar las semillas en el agua, flotando o hundidas, durante doce o veinticuatro horas (cada cultivador tiene sus manías y usa más o menos horas).

Una vez pasado ese tiempo, se sacan del agua y se germinan usando alguna de las técnicas de germinación comentadas. No es necesario remojar las semillas para obtener una buena tasa de germinación, aunque si que es recomendable.

Los errores más comunes durante la germinación de simiente

Cuando de germinar semillas de Marihuana se trata, se suelen cometer mucho errores que pueden hacer que las semillas no germinen o lo hagan más lentamente. La falta de experiencia y las leyendas urbanas son las culpables de estos errores:[su_list icon=”icon: remove” icon_color=”#4b9f10″]

  • Abrir el tupper cada dos por tres para ver si las semillas están germinando: Con esto conseguiremos que se pierda mucha humedad y que las semillas no germinen.
  • Poner el tupper sobre un aparato eléctrico para que esté caliente: A menudo las semillas se cuecen y terminan muriendo, no cometas este absurdo error.
  • Colocar las macetas o Jiffis en un lugar con aire: Incluso hay quien pone un ventilador… Las corrientes de aire resecan el Jiffy o el sustrato de la maceta, haciendo que pierda humedad y que la semilla no germine.
  • Utilizar estimuladores de raíz y abonos durante la germinación: Las semillas tienen reservas de nutrientes para germinar y formar una plántula sin problemas. El uso de estimuladores o abonos pueden quemar la sensible raíz.
  • Toquetear las semillas y raíces con los dedos: Una vez que las semillas han sacado la radícula, debemos manipularlas con unas pinzas y mucho cuidado para no dañar la raíz.
  • Utilizar algodón para germinar: Nunca utilices algodón para germinar semillas, porque la raíz quedará enredada con las fibras del algodón y se romperá.[/su_list]

Cuando y cómo regar plantas de Marihuana correctamente

Los cultivadores experimentados disponemos de la experiencia que es el mejor maestro a la hora de indicarnos cómo regar plantas de Marihuana, pero los menos experimentados suelen cometer el error de regar en exceso o de matar de sed a las plantas.

No te preocupes si es tu situación, es algo normal que nos ha pasado a todos. Simplemente debes aprender a hacerlo bien siguiendo estos sencillos consejos y adquirir la experiencia que necesitas.

[toc]

Lo más importante no es cómo, sino cuando

Uno de los errores más comunes en cultivadores nobeles de Cannabis es no saber cuando se deben regar las plantas, muchas veces las prisas o los nervios nos llevan a hacerlo cuando no corresponde haciendo que nos excedamos.

El exceso de agua ahogará literalmente las raíces de la planta, que por extraño que parezca también necesitan oxígeno, estar aireadas. Las plantas de Marihuana con exceso de riego mostrarán sus hojas amarillas, cómo aviso de que algo estamos haciendo mal.

Suponiendo que estemos usando tierra cómo sustrato para el cultivo, bastará con levantar la maceta a pulso y ver su peso. Si levantamos la maceta antes de regar y después, sabremos cómo es su peso.

Un peso ligero puede indicar que es hora de regar la maceta, sin embargo el peso es algo que se adquiere más con la experiencia. Los más nobeles pueden meter el dedo por completo dentro del sustrato, si al sacarlo está limpio es necesario regar.

Si al sacar el dedo este contiene restos de tierra pegada o sale húmedo, no hace falta regar aun. La técnica del dedo por extraña que parezca es muy funcional.

Si por contra estamos cultivando Marihuana en fibra de coco, no es necesario hacer nada ya que el coco nos dirá cuando hace falta regar. La fibra de coco húmeda tiene un color marrón intenso, pero cuando se seca, adquiere un color marrón muy claro, si está clara, es hora de regar.

En cultivos de interior es recomendable regar un poco antes de que se apague la luz, excepto si tenemos problemas de humedad o estamos en plena floración, entonces es más recomendable hacerlo cuando se enciende la luz.

medir el agua de riego

Cómo regar una planta de Marihuana

La mayor parte de cultivadores utilizan una regadera para regar sus plantas de Cannabis, debido a que las regaderas dejan pasar el agua en pequeños chorros de forma lenta, tal y cómo se debe hacer.

De esta forma no inundaremos la planta ni crearemos agujeros en el sustrato por aplicar demasiada agua de golpe, así que lo primero que debes hacer es comprar una regadera decente.

Debemos añadir la suficiente cantidad de agua cómo para que el sustrato quede húmedo pero no encharcado, si nos pasamos regando se formará una especie de barro muy poco beneficioso para las raíces de la planta.

La tierra siempre debe quedar esponjosa, húmeda pero esponjosa. No es necesario regar hasta que veamos salir el agua por los agujeros de drenaje, aunque si el sustrato está excesivamente seco es algo que ocurrirá.

A modo de ejemplo orientativo, estas son las cantidades de agua recomendadas para regar las diferentes macetas en función de su capacidad:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Macetas de 1 litro: Regar con un cuarto de litro (250 ml)
  • Macetas de 3 litros: Regar con medio litro de agua (500 ml)
  • Macetas de 7 litros: Regar con un litro de agua (1.000 ml)
  • Macetas de 12 litros: Regar con litro y medio de agua (1.500 ml)
  • Macetas de 20 litros: Regar con tres litros de agua (3.000 ml)[/su_list]

Dependiendo del tipo de sustrato que usemos para plantar Marihuana estas medidas pueden variar, estos ejemplos son para el cultivo en tierra.

El agua de riego

Una de las cosas más importantes al regar plantas de Marihuana es tener preparada el agua de riego de forma correcta. No basta con usar agua del grifo y fin… debemos seguir unos sencillos pasos previos.

El agua de riego siempre debe estar reposada, sobre todo si usamos agua del grifo. Es necesario dejarla reposar al menos un día y sin tapón, para que el cloro pueda evaporarse por completo.

Tanto si usamos algún tipo de abono cómo si no, es muy recomendable medir el PH del agua para comprobar que la acidez sea la correcta, las plantas necesitan un PH específico para absorber bien los nutrientes del sustrato.

La temperatura del agua debe ser templada, nunca riegues las plantas de Cannabis con agua fría porque las estresarás. La temperatura optima es la que ronda los quince o veinte grados.

Si utilizas agua de ósmosis o embotellada, recuerda que debes añadirle un poco de calcio, aunque no utilices más abonos.

¿Cuál es el mejor sustrato para plantar Marihuana? – Tipos y beneficios

En el fantástico mundo del cultivo de Cannabis podemos encontrar diferentes opciones para sembrar y criar nuestras plantas de Marihuana, mediante la elección de diferentes tipos de sustrato para cultivar.

Cada tipo de sustrato tiene sus ventajas y sus dificultades, por lo que debemos elegir sabiamente para no llevarnos sorpresas a mitad del ciclo de cultivo. La facilidad de cada uno de ellos, los cuidados que precisan y nuestras habilidades cómo agricultores, nos darán las claves para saber por cuál debemos decantarnos.

[toc]

Cultivar Marihuana utilizando Tierra cómo sustrato

La tierra es el sustrato más utilizado por los cultivadores de Cannabis debido a su simplicidad y a los buenos resultados que ofrece. El cultivo de Marihuana utilizando tierra es la técnica más extendida a nivel global.

Para cultivar Marihuana en tierra simplemente debemos tener unos conocimientos básicos de agricultura, por lo que este tipo de sustrato es el más recomendado para cultivadores nobeles.

La cría de Cannabis en tierra puede hacerse en varios niveles de complejidad, desde regar simplemente con agua y esperar a que las plantas crezcan hasta medir parámetros recomendados cómo la acidez del agua (PH) o la electro-conductividad (EC) que mide la cantidad de nutrientes que contiene el agua de riego o el propio sustrato.

El PH óptimo del agua para cultivar Marihuana debe ajustarse en estas medidas:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • PH del agua de riego durante la etapa de crecimiento: Entre 6.0 y 6.3
  • PH del agua de riego durante la etapa de floración: Entre 6.3 y 6.5[/su_list]

Tierra para cultivar marihuana

¿Cuál es el mejor tipo de tierra?

A la hora de elegir una buena tierra debemos centrarnos en varios valores importantes, la composición, la esponjosidad y la capacidad e retención de agua. También debemos valorar el contenido en nutrientes de la misma.

A niveles generales existen dos tipos de tierra con los que podemos plantar Marihuana, los conocidos cómo “Light” que se componen de mezclas de diferentes turbas y restos orgánicos y los conocidos cómo “Sustrato normales” que en realidad de normales tienen poco, ya que suelen venir con abono incorporado.

La tierra Light es la que recomendamos por ser la más natural de todas, suele estar compuesta por tubas y arlita o fibra de coco para que sea más esponjosa, dejando que las raíces de nuestras plantas se oxigenen mejor.

Lo que se conoce cómo tierra normal, contiene en realidad abono incluido por el propio fabricante, que normalmente no es orgánico. Este tipo de tierra es recomendable cuando no queramos complicarnos la vida abonando por nuestra cuenta, ya que contiene los nutrientes necesarios para finalizar todo el ciclo de crecimiento.

Humus y Guano cómo nutrientes Orgánicos

Si optamos por el uso de tierra Light para plantar nuestras semillas de Marihuana, podemos utilizar cómo extra un poco de humus y de guano. Ambos son abonos orgánicos que contienen un montón de nutrientes beneficios para nuestras plantas.

El Humus de lombriz se utiliza durante la etapa de crecimiento, normalmente se añade un puñado por cada cinco litros de tierra a partir de la cuarta semana de crecimiento. Es muy rico en nitrógeno, necesario para el desarrollo de la planta.

El Guano de murciélago se utiliza en la etapa de floración, utilizando medio puñado por cada cinco litros de tierra. Se debe añadir cuando la planta comienza a formar sus primeras flores, ya que es de lenta liberación.

El Guano es muy rico en fósforo y potasio, nutrientes imprescindibles para ayudar a la planta de Marihuana a engordar bien sus cogollos.

Tanto si utilizamos Humus cómo si utilizamos Guano, debemos respetar siempre las cantidades recomendadas. Porque un exceso puede provocar una saturación de nutrientes que perjudique a la planta, quemar las raíces e incluso la muerte de la propia planta.

fibra de coco en el cultivo de cannabis

Cultivar Marihuana utilizando fibra de Coco

La fibra de coco es un sustrato inerte y orgánico que se utiliza para criar Marihuana por cultivadores con experiencia. Al tratarse de un sustrato totalmente inerte es necesario añadir los nutrientes al agua de riego para que las plantas se alimenten.

Esto significa que debemos utilizar abonos en la mayoría de riegos y medir sin excusa parámetros cómo el PH y la EC. No es un sustrato recomendado para cultivadores con poca experiencia ya que puede resultar complejo.

Los beneficios que aporta cultivar en fibra de coco son numerosos:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Un sistema radicular muy estimulado en las plantas de Marihuana
  • La posibilidad de controlar cuantos nutrientes aportamos a nuestras plantas
  • No es necesario utilizar macetas de mucha capacidad, en comparación con el uso de tierra
  • Es un sustrato mucho más limpio a la hora de manejarlo
  • Presenta una capacidad de absorción y acumulación de agua muy superior
  • Resultados de cultivo superiores en comparación con el cultivo en tierra[/su_list]

Información práctica sobre el Coco cómo sustrato

Lo más importante a la hora de cultivar con fibra de coco es medir en todos los riegos el PH y la EC del agua que utilicemos. Si controlamos estos parámetros y disponemos de tiempo para preparar los abonos necesarios en cada riego, este tipo de sustrato puede ofrecernos muchas ventajas.

Las plantas de Marihuana cultivadas en fibra de coco desarrollan mucho más su sistema radicular, incluso cuando germinamos semillas de Cannabis, lo que hace que puedan absorber nutrientes en mayor cantidad. Esto implica un crecimiento más rápido y un desarrollo final superior.

En comparación con el cultivo en tierra, las plantas de Cannabis cultivadas en fibra de coco serán más grandes y más productivas. Siempre y cuando sepamos manejar bien este sustrato y el agua de riego.

El PH óptimo del agua de riego si utilizamos fibra de coco debe situarse en:[su_list icon=”icon: check” icon_color=”#4b9f10″]

  • Ciclo de crecimiento: PH entre 5.5 y 5.7
  • Ciclo de floración: PH entre 5.7 y 6.0[/su_list]

Alternativa a la fibra de Coco: Lana de roca

La lana de roca es un sustrato inerte y artificial donde también podemos cultivar plantas de Marihuana. Se utiliza principalmente para la realización de esquejes de Marihuana, pero podemos realizar un cultivo completo usando este medio.

La lana de roca es esponjosa y retiene mucha agua, por lo que debemos asegurarnos de que drena bien y no termina completamente encharcada ya que podría producir la putrefacción de las raíces.

No recomendamos el uso de lana de roca para cultivar Cannabis a excepción de cuando se utilice en medios hidropónicos cómo soporte de la planta.

Sistema hidropónico DWC

Cultivar Marihuana utilizando agua cómo sustrato

La hidroponía consiste en no utilizar medios sólidos cómo sustratos para cultivar, sino que se basa en el uso de agua para criar plantas de Cannabis. Este tipo de técnica de cultivo está unicamente recomendado para cultivadores con mucha experiencia, debido a las dificultades que presenta.

Podemos usar la hidroponía haciendo uso del riego por goteo o mediante la inmersión directa de las raíces de las plantas de Marihuana en compartimentos con el agua de riego.

arlita

El uso de la arlita en la Hidroponía

La arlita es el nombre que se le da a las pequeñas bolas de arcilla expandida que se utiliza para técnicas de construcción o depuración de agua. Es un material totalmente inerte que sirve cómo sujeción para las plantas de Marihuana y para que las raíces se desarrollen.

Este tipo de sustrato es muy complejo de utilizar pues altera los niveles de PH del agua de riego, por lo que debe ser preparado a conciencia antes de su uso. Muchos cultivadores dejan la arlita sumergida en agua con un PH muy bajo durante semanas, antes de usarla.

Al tratarse de un medio totalmente inerte no aporta ningún tipo de nutrientes a las plantas, por lo que debemos añadirlos al agua de riego para alimentarlas.

Los secretos de la Hidroponía

Posiblemente sea la técnica más compleja al a hora de cultivar Cannabis así que no está recomendada para cultivadores sin experiencia. Dentro del mundo de la hidroponía debemos tener siempre claros estos valores:[su_list icon=”icon: check-circle” icon_color=”#4b9f10″]

  • Oxigenar el agua constantemente mediante una bomba de aire si las raíces están sumergidas en el agua
  • Medir y ajustar la temperatura del agua a 20º
  • Situar el PH del agua entre 6.0 y 6.5
  • Tomar medidas de la  E.C. y ajustarla a los ciclos de la plantas (crecimiento / floración)[/su_list]

Resumen práctico

Si no quieres complicarte la vida con tu cultivo de Marihuana la mejor opción es utilizar tierra cómo sustrato. Si tienes cierta experiencia en el cultivo y quieres explorar nuevas opciones puedes iniciarte en el cultivo en fibra de coco.

No apuestes por los cultivos hidropónicos a no ser que sepas lo que haces, se requiere mucha experiencia y una inversión inicial importante a nivel económico.

Cómo cultivar Marihuana con LED – Guía completa

Existen muchas formas de hacer un cultivo de Marihuana en interior, pero sin duda alguna, una de las mejores opciones es mediante el uso de tecnología punta en lo que a iluminación se refiere, es decir plantar Marihuana con LED.

La iluminación LED ha ido evolucionando a paso a agigantados en los últimos años y no existe ningún otro tipo de iluminación artificial que la supere en relación calidad – cantidad – eficiencia energética.

Desde HierbayHumo queremos mostrarte todos los beneficios del uso de iluminación LED en cultivos de Cannabis, los aspectos más importantes a tener en cuenta y los mejores trucos para obtener cosechas superiores.

[toc]

¿Qué es la iluminación LED?

Los LED son diodos que emiten luz fría cuando se alimentan de corriente continua generada por unos transformadores especiales llamados “drivers”.  Según la conocida Wikipedia, se denomina al LED cómo:

“Fuente de luz constituida por un material semiconductor dotado de dos terminales. Se trata de un diodo de unión p-n, que emite luz cuando está activado.​ Si se aplica una tensión adecuada a los terminales, los electrones se recombinan con los huecos en la región de la unión p-n del dispositivo, liberando energía en forma de fotones.” Fuente: Wikipedia.

diodo led

¿Todos los LED sirven para el cultivo de Cannabis?

Debemos tener mucho, pero que mucho cuidado con esto, porque la respuesta es un claro y rotundo NO. La mayoría de LED que podemos encontrar en el mercado no son de buena calidad, lo cuál significa que no son adecuados para el cultivo.

Los conocidos UFOs que se venden en Ebay, los cuales se componen de series de LED de baja calidad, consumen mucho y aportan poca cantidad de luz, además de ser de baja calidad.

No merece la pena ni de lejos, invertir nuestro dinero en comprar este tipo de luces LED porque no obtendremos buenos resultados en nuestros cultivos. Si queremos usar LED debemos aceptar que tendremos que hacer una inversión inicial adecuada.

Los LED de calidad además de ayudarnos a obtener cosechas abundantes, ahorrar energía con respecto a otros tipos de luz para plantar Marihuana, reducir el calor en nuestro armario de cultivo, etc… además de todo eso, los LED de calidad son duraderos, muy duraderos.

Por lo que podremos usarlos durante muchos, muchos años sin el más mínimo problema (siempre que los tratemos bien, obviamente).

panel led

¿Cuales son los mejores LED para plantar Marihuana?

Antiguamente se recomendaban mucho los LED Golden Dragon Plus de Osram o los Cree, pero en la actualidad la iluminación LED ha dado un paso más en el desarrollo de emisión de luz – eficiencia energética, dando paso a los nuevos COB.

Un LED COB es un led de aspecto circular que incluye varios diodos LED en su interior, es cómo una agrupación de LEDs en una misma unidad, haciendo que la eficiencia lumínica y energética sean inigualables.

Dependiendo del tamaño de nuestro espacio de cultivo, tendremos que poner más o menos unidades de LED COB, por lo que siempre es recomendable consultar con el fabricante para que nos asesore correctamente.

El mejor espectro LED

Cómo sucede con todo en la vida, los primeros focos LED eran compuestos por espectros con una longitud de onda determinada, siendo los más comunes el Rojo cercano, Rojo lejano, Azul y Blanco. Por eso muchos cultivos se ven de color “rojo infierno” en las fotos, porque los focos LED estaban compuestos en su mayoría por LEDs rojos.

Con el tiempo se ha ido evolucionando y perfeccionando toda la iluminación LED, llegando a ser el blanco el más óptimo en la actualidad. La luz blanca contiene todos los espectros lumínicos existentes, por lo que en realidad, no es necesario añadir rojos ni azules…. basta con poner un buen blanco, el cuál cubrirá todas las necesidades lumínicas de las plantas.

cultivo led

Beneficios de cultivar Cannabis con luz LED

Utilizar la última tecnología en iluminación y aplicarla a nuestros cultivos de Marihuana nos reportará unos cuantos beneficios muy a tener en cuenta. Si bien es cierto que es necesario realizar una inversión un poco más elevada que con otro tipo de iluminación, también lo que es que merece y mucho la pena.

Menos calor en nuestro armario de cultivo

Probablemente es el beneficio más valorado por los cultivadores que viven en zonas donde el clima es templado o cálido, ya que la iluminación LED apenas aporta calor a nuestro cultivo. Mientras que una bombilla de Vapor de Sodio puede aumentar la temperatura entre diez y quince grados, la iluminación LED apenas sumará tres o cuatro grados a nuestro indoor.

Por todos es conocido que la temperatura optima de cultivo para nuestras plantas es de alrededor de veinte grados, por lo que si utilizamos paneles LED no solo evitaremos estresar nuestras plantas por exceso de calor sino que además no necesitaremos invertir tanto en un sistema de intracción y extracción de aire.

Menor consumo de electricidad

Los datos no engañan, si usamos un lámpara de Vapor de Sodio de 600w estaremos gastando 600w de la bombilla, unos 30w del balastro y otros 50w ó 100w del sistema de aire para mantener una temperatura adecuada. Además si es verano, es posible que gastemos otros 1.000w en un sistema de aire acondicionado.

Con 350w ó 400w tendremos más cantidad de fotones que con una bombilla de Sodio de 600w (los fotones son las partículas de luz que aprovechan las plantas, ellas no se basan en lúmenes así que no te dejes engañar por los lúmenes de una bombilla).

Es decir, no solo ahorraremos unos 200w en el gasto de la bombilla sino que además no necesitaremos gastar en balastro ya que los drivers son muy eficientes y tampoco en sistemas de aire ni aire acondicionado.

Parece una tontería, pero el ahorro en la factura eléctrica mes a mes es una pasada, muy a tener en cuenta para nuestro bolsillo.

Mayor eficiencia lumínica

Así es, la iluminación LED es a día de hoy la más avanzada en todo el planeta, de forma que no hay ningún otro tipo de iluminación que sea tan eficiente cómo los LED.

La eficiencia se calcula en relación a la cantidad de luz que emite y el consumo que tiene, de forma que con 400 de LED tendremos el equivalente a 600w de Sodio o incluso algo más, esto significa que si pusiéramos 600w de LED la cantidad y calidad de la luz sería muy superior a la de un Sodio de 600w.

Mejor sabor y olor en los cogollos, mayor calidad

La mejor hierba que hemos probado y que seguimos probando es siempre la que se cultiva con iluminación LED, por una sencilla razón: Se conservan mejor los terpenos y cannabinoides de los tricomas.

La iluminación LED no destruye ni afecta tanto a los tricomas cómo la calidad y abrasiva luz emitida por bombillas de alta presión cómo el Sodio o los Halogenuros Metálicos.

Eso se traduce en que a la hora de fumar, nuestros cogollos tendrán mucha mayor cantidad de cannabinoides y terpenos, es decir, olerá y sabrá mejor y su efecto será más intenso.

regar plantas

Aspectos a tener en cuenta cuando cultivemos con LED

Se podría decir que estos son los “contras” de cultivar con diodos LED pero en realidad son simplemente aspectos importantes que debemos conocer, ya que la iluminación LED no emite calor y eso afecta a varios factores del armario de cultivo.

Controlar la humedad

La luz LED apenas emite calor, eso significa que los niveles de humedad de nuestro armario pueden verse algo incrementados a niveles generales. Algo muy pero que muy beneficioso si estamos en el ciclo de crecimiento pero que debemos controlar un poco si estamos en el ciclo de floración.

Los riegos son menos frecuentes

Cómo no hace tanto calor, las plantas absorben más lentamente el agua del sustrato y este dura más tiempo humedecido, por lo que no es necesario regar con tanta frecuencia cómo cuando cultivamos con Sodio.

Debido a esto, es recomendable regar con un poco menos de cantidad y añadiendo un poquito más de nutrientes si teníamos pensado abonar.

Circulación del aire

Aunque no es necesario invertir mucho en el sistema de extracción debido a que no será necesario evitar el calor que produce un Sodio, si que es recomendable poner un pequeño ventilador dentro del indoor para que mueva el aire y evitar que se formen bolsas de humedad excesiva.

focos LED

¿A qué distancia debemos poner las luces LED de las plantas?

Recordemos que cuando cultivamos con Vapor de Sodio siempre debemos tener mucho cuidado de no pegar mucho la bombilla porque se quemarían las plantas. Con los LED esto no sucede, de forma que podemos pegar más los LED a las plantas para que estas aprovechen mucho mejor la intensidad.

La experiencia nos ha mostrado que poner los focos a una distancia de un palmo de las puntas es más que suficiente, aunque también es cierto que hay cultivadores que las pegan más y sin problemas.

Recuerda que la luz LED también es muy intensa y que si pulverizas agua sobre las plantas puede provocar quemaduras por el efecto “lupa” al igual que sucede cuando cultivamos con Sodio, algo a tener en cuenta.

Procura poner los paneles LED o unidades individuales de forma que quede bien repartida la iluminación por todo el espacio de cultivo, no te centres solo en las puntas ya que la planta trabaja mediante las hojas (fotosíntesis).

focos led cob

Ejemplo de cultivo con luz LED

Gracias a un buen amigo que nos ha permitido acceder a su pequeño cultivo destinado al consumo propio, podremos ver y explicar cómo se realiza un cultivo LED de inicio a fin. Iremos actualizando periódicamente para agregar más información.

En este caso se está cultivando en un armario de cultivo mini de 60x60x120, para poner un total de cuatro plantas de variedades Índicas / Híbridos, partiendo de semilla.

La iluminación elegida por nuestro amigo cultivador es la TGL STAR 60/3590, que cuenta con un LED COB CREE de 50w de potencia. Aunque se puede hacer el cultivo con una sola unidad, se han puesto dos para incrementar los resultados.

De forma que se gastaran 100w en total en la iluminación LED de este armario mini. Dado que las plantas son aun pequeñas, simplemente están germinando y sacando las primeras hojas en pequeños contenedores (recipientes de yogur para ser exactos, no hace falta comprar una mini maceta para parecer más profesional jaja).

foco led sobre plantas de cannabis

Podemos ver que en principio sólo se está usando una unidad LED COB dado que es más que suficiente para hacer crecer a la pequeñas plantas. Sobra decir que la potencia de luz que tiene es asombrosa, basta con ver la foto….

Así es cómo se ve el LED COB si apagamos el foco y lo miramos desde abajo:

cob led

Que con solo 50w de consumo emite un cañón de luz muy considerable. Iremos actualizando conforme haya novedades.