Cómo hacer hachís casero

Se suele decir que de la marihuana se aprovecha todo, al igual que sucede con el cerdo. Por eso te vamos a explicar cómo hacer hachís casero con las hojas que sobran de la manicura, una vez retiremos los cogollos al final de la floración.

Existen varias técnicas para realizar la extracción de hachís, pero cada una de ellas presenta sus complicaciones y los resultados no siempre son tan buenos cómo se espera. Pero curiosamente, los métodos más sencillos son los que mejores resultado aportan.

¿Cómo se hace el hachís?

El hachís se hace extrayendo los tricomas de la planta de Marihuana y amasándolos, suavemente para no romper las cabezas de los tricomas. Los tricomas son esa especie de pequeñas setas transparentes que cubren los cogollos y las hojas cercanas a los cogollos.

En la cabeza de los tricomas se encuentran los cannabinoides y terpenos, responsables del efecto psicoactivo, olor y sabor del Cannabis. Es por decirlo a groso modo, la parte de la planta de Marihuana que nos coloca.

hachis

El hachís comercial está compuesto por tricomas de plantas de Marihuana pero también por  tricomas y polen de otras plantas, para hacer relleno y poder dispensar más cantidad aumentando las ganancias (cosas de camellos….).

Pero el hachís casero es cien por cien puro, es decir, de máxima calidad ya que solamente usaremos tricomas de plantas de Marihuana, consiguiendo así un hachís excelente. Si podemos hacerlo ¿por qué no hacerlo?

Extracción de hachís en seco con tambor

El tambor es la técnica más sencilla para realizar hachís de primera calidad que existe, consiste en introducir los restos de cogollos y hojas con tricomas, ya secos, en el tambor y aporrearlo hasta que salga el polen por la malla.

Existen varios tipos de tambor aunque el más común es el manual, donde se hace todo a mano. El mecánico va dando vueltas el solo, rotando sobre si mismo de forma que la hierba se mueve sin parar haciendo que se desprendan los tricomas, que caen a una bandeja especial.

Obviamente los tambores mecánicos son más cómodos para hacer hachís casero, pero tambien son más caros. Incluso nosotros mismos podemos fabricar un tambor casero con un cartón circular y unas medias, a modo de ejemplo.

malla para extraer hachís

Cómo hacer hachís en seco con mallas

Podemos comprar en nuestro Grow Shop o a través de Internet un kit de mallas para la extracción de cannabis. Estas mallas presentan diferentes tamaños por donde caerán los tricomas, de forma que podemos hacer hachís de mayor a menos calidad.

Bastará con meter los restos de Marihuana ya secos en la malla y agitarla constantemente sobre una superficie lisa, donde caerá el polen que posteriormente recogeremos. Es recomendable meter algo de madera junto a los restos vegetales, para que los mueva y azote en los meneos.

Una vez tenemos el polen, debemos amasarlo suavemente con los dedos hasta conseguir una masa uniforme, algo chiclosa y pegajosa en realidad. El olor de ese hachís ya te dará una pista de su calidad.

Dependiendo de cada fabricante, encontraremos mallas de diferentes micrajes, pero estas son las más habituales:

  • Malla de 220 micras
  • Malla de 120 micras
  • Malla de 90 micras
  • Malla de 70 micras
  • Malla de 38 micras

Técnica del agua y hielo para obtener hachís (ICE)

Esta técnica aporta una hachís de peor calidad que las extraciones en seco, pero como beneficio la cantidad de hachís que se obtiene es mayor. Consiste en mezclar en un cubo agua y hielo, para conseguir que el agua quede muy fría. Esta técnica también recibe el nombre de ICE.

Añadiremos los restos vegetales de la poda / cosecha, y los mezclaremos a conciencia con el agua y el hielo. De esta forma los tricomas se endurecerán por el f´rio y de despegaran de la materia vegetal.

Después colaremos el agua con el hielo y restos vegetales por dos mallas, una de mayor micraje para retener los restos vegetales y el hilo y otra de menor micraje para retener el polen.

Una vez tengamos el polen, debemos sacarlo en medida de lo posible y picarlo para dejarlo secar. Es importante que se seque muy bien antes de amasarlo, para evitar que la humedad cree hongos.

Una vez esté seco, podemos amasarlo y formar una pelota de hachís con el. Ya tenemos listo nuestro hachís extraído mediante agua y hielo.

¿Cómo se consume el hachís casero?

Podemos consumirlo de la misma forma que el hachís comercial, mezclandolo con tabaco y haciendo el clásico porro. También podemos mezclarlo con hierba y liarnos un puro o vaporizarlo.

Existen bongs con clavo de hierro diseñados para extracciones cómo BHO, aceites y similares. En este tipo de bongs podemos consumir también nuestro hachís casero sin problema.

Recuerda que al ser un hachís casero de máxima pureza, es más potente que el hachís comercial, por lo que debemos usar menos cantidad de lo habitual.