Germinar semillas viejas de Marihuana

Partiendo de que las semillas de Cannabis están diseñadas para germinar rápidamente y comenzar a absorber nutrientes con los que crecer, podemos germinar semillas de Marihuana en apenas uno o dos días.

Estás son las técnicas más efectivas para germinar semillas viejas, explicadas paso a paso y exponiendo los errores más comunes para que no los cometas.

También te puede interesar: Cómo plantar Marihuana en interior

Germinar semillas viejas de Marihuana en papel

Posiblemente sea una de las técnicas más utilizadas en la actualidad, debido a que podemos ver que semillas antiguas germinan correctamente y cuales no lo hacen. De esta forma nos aseguraremos de tener una semilla fértil en cada maceta.

Simplemente debemos colocar un trozo de papel de cocina o servilleta de papel, sobre un plato y humedecerla. La mejor forma de humedecerla es con un espray de agua, de esta forma evitaremos que la servilleta queda encharcada.

Si nos pasamos con el agua, la raíz de la semilla se ahogará y se pudrirá (si, las raíces también respiran). Así que debemos exprimir la servilleta hasta que quede sin exceso de agua. Debe quedar húmeda, no encharcada.

Una vez mojada, colocaremos las semillas sobre el papel humedecido. Dejando una distancia de cuatro o cinco centímetros entre semilla y semilla para evitar que las raíces se líen.

Ahora solo queda tapar el plato con film transparente, para evitar que la humedad de la servilleta se evapore. Hay quien pone una capa de papel humedecido también encima de las semillas, antes de poner el film.

servilleta mojada

Dejaremos el plato en un lugar templado en casa, donde no le de la luz. A unos veinte grados de temperatura es lo mejor, pero si es un poco mas o un poco menos tampoco pasa nada. Y esperaremos uno o dos días…

La radícula (la radícula es la pequeña raíz que asoma por la vieja semilla) tardará más o menos en mostrarse dependiendo de la calidad de la semilla. Algunas semillas germinan en veinticuatro horas mientras que otras tardan cinco días.

Si no queremos usar un plato, también podemos hacer lo mismo en un tupper de cocina. Cuando la raíz mida más de dos centímetros podemos coger la semilla (con mucho cuidado) y plantarla en la maceta.

Germinar directamente en la maceta

Si queremos germinar nuestras semillas viejas de Marihuana directamente en la maceta, no podremos saber cuales han germinado correctamente y cuales no hasta pasados unos días. Pero es la técnica más antigua que se conoce y tiene una alta tasa de germinación.

Simplemente debemos colocar la tierra para cultivar Marihuana en las macetas y regar con agua templada (a temperatura ambiente, que no esté fría). Dejando el sustrato mojado pero no en exceso, ya sabemos que las raíces sin oxigeno, se ahogan y se pudren.

Plantaremos las semillas a medio o un centímetro de profundidad, poniendo una por maceta. No importa la posición en la que caigan las viejas semillas. Y ahora simplemente nos queda esperar unos cuatro o siete días, hasta que la semilla salga de la tierra y muestre los cotiledones.

semilla germinando

Debemos asegurarnos de que el sustrato de la tierra no se seca por completo, ya que podría perjudicar seriamente el proceso de germnación de las semillas viejas de Cannabis.

Algunos cultivadores colocan film sobre la maceta para evitar la perdida de humedad, hasta que brotan las semillas.

Trucos para germinar semillas viejas o mal cuidadas

El problema de las semillas viejas es que apenas tienen fuerza para germinar, lo mismo ocurre con las semillas mal conservadas, se van deteriorando hasta que pierden toda su fuerza vital.

Así que para germinar semillas viejas, tendremos que aplicar un par de trucos que ayuden a la semilla a dar ese último esfuerzo para germinar y convertirse en una gran planta.

  • El lijado de semillas consiste en hacer un pequeño tubo con papel de lija fina y meter dentro la semilla. Agitar el tubo varias veces para que la semilla frote con las paredes y desgate la cascara, después germinar normalmente en tierra.
  • Sumergir las semillas en agua con unas gotas de agua oxigenada (aproximadamente media cucharada de cafetera por vaso de agua), durante un día ayudará a blandear el cascarón de la semilla, facilitando así la germinación. Después, germinar en tierra.

vaso con semillas

Ambas técnicas de germinación de semillas de Marihuana son muy buenas para ayudar a las semillas más débiles a sacar la radícula, su pequeña raíz. Podemos incluso aplicar las dos, primero la lija y luego sumergirlas un poco.

Una vez aplicados estos trucos, lo mejor que podemos hacer es germinar directamente en tierra. Para que en cuanto salga la radícula, pueda comenzar a absorber nutrientes y recuperar la energía que necesita para crecer.

Cuando veamos asomar nuestra semilla por encima del sustrato, a uno o dos centímetros de altura, debemos ayudar a la semilla a desprenderse del cascarón. Este proceso es muy delicado pues podemos dañar la planta, mucho cuidado.

Y listo, buena luz, mantener la humedad y no toquetearla, será de mucha ayuda para que nuestra vieja semilla germine correctamente.